jueves, 6 de octubre de 2011

Era hermoso y rubio como la cerveza



Nos referimos a Enrique Gómez Muñoz, "Spencer", el mejor "footballer" andaluz, según testimonio del "Divino" Ricardo Zamora.

Mucho se ha especulado acerca del origen de su apodo, apuntando la mayoría de teorías a la admiración que el trianero profesaba a un antiguo futbolista del mismo apellido que jugaba en Jerez, sirviéndole como tapadera para ocultar sus actividades deportivas a sus padres, que no la aprobaban.

Como todas las leyendas, ambas versiones tienen su parte de verdad y su tajada de fantasía, en no sabemos qué proporción.

Hoy añadimos a las anteriores, sin anularlas del todo, un nuevo dato: el factor físico, el parecido entre ambas estrellas del primitivo balompié andaluz, así como una nueva autoría del apelativo, que no sería cosa del propio Enrique, sino de sus compañeros.



Aquí está el texto que lo relata, conservado como una reliquia, y que pertenece a una antigua publicación que se conserva en el archivo de un servidor.

Que lo disfruten.



Yo, al leerlo, no he podido evitar acordarme de aquella letra de "Tatuaje", describiendo al triste marino de Rafael de León, que vino en un barco de nombre extranjero:

-Era hermoso y rubio como la cerveza ...

3 comentarios:

  1. Magnífica perla.
    Por cierto ¿empezó de defensa?
    Si es así nuevo dato que desconocía del insigne jugador, que si lo sumamos a que también jugó alguna que otra vez de portero, estariamos hablando de un auténtico jugador polivalente y total.
    Digno de un monumento...

    ResponderEliminar
  2. Genial.
    Casi he podido verlo despejando un balón de cabeza.
    Inventor de la chilena.

    ResponderEliminar
  3. ¡Cruzcampo puro!

    Lo que va da a der de sí una nocopa.

    Versiones complementarias. No hay contradición en ninguna de ellas.

    Ahora digo lo de la pieza del puzle y ya la hemos liao.

    Enhorabunea Enrique.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.