sábado, 2 de mayo de 2009

Triunfo para creer ...


... que siempre amanece.

... que aún estamos vivos.

... que el objetivo sigue a nuestro alcance.

... que somos capaces de romper una mala, malísima racha, en un campo difícil y nada propicio.

... que casi descartamos definitivamente a un rival directo.

... que continuamos dependiendo de nosotros mismos.

... que estamos a tiempo de enderezar el rumbo del juego.

... que es posible recobrar también el aliento perdido.

... que podemos remontar el vuelo.

... que sabemos ganar "finales".

... que podemos mantener el pulso a revientacaldera durante noventa minutos (y con un jugador menos).

... que aunque juguemos mal, tenemos a Kanouté y Luis Fabiano, y los demás no.

... que los nuestros se dejarán el alma en el empeño.

... que merece la pena empujar.

... que tenemos arrestos para despejar la maleza del camino.

Y todo ello pese a Iturralde, pese los cismas internos, pese a los acosadores y a los buitres, pese a algunos -quizá muchos- sevillistas, yo entre ellos, pese a la Feria...

Y pese a Jiménez.

Ha terminado el segundo bloque de cuatro, con cuatro puntos, precisamente, por debajo de la media necesaria. Según los cálculos que en su momento hicimos - ver Tres bloques de cuatro-, deberíamos recuperarlos en el último tramo del ejercicio, firmando once de doce puntos para asegurarnos la tercera plaza en la tabla. Nos quedamos prácticamente en un mano a mano con el Valencia, y con el goal-average perdido, aunque la cuarta plaza es casi, casi nuestra, la estamos rozando con la yema de los dedos.

Tomamos aire.

Punto y aparte para la obra maestra del Mesías de Mali en el cero a dos. Mira que los ha hecho bonitos, pero creo que esta noche se ha superado.

2 comentarios:

  1. Saludos.

    Según mis propias estadísticas, somos el único equipo de la Liga que ha padecido dos pájaras y sigue arriba. Eso inspira confianza.

    Otros están de pájara desde hace...

    Pero si nos confiamos en que el tramo final es "fácil" -a tenor de los nombres de los equipos que nos faltan-, seguramente volvamos a meter la pata.

    Son los momentos más decisivos, los más árduos, los que exigen mayor concentración y esfuerzo porque el premio está cerca.

    Hay que salir a por todas. Y no es una frase hecha: HAY QUE SALIR A POR TODAS Y MACHACAR. Porque sabemos y porque podemos.

    Tenemos que ser conscientes, sobre todo los técnicos y jugadores, de que hay que ganar éstos partidos.

    Nunca antes sirvió tanto: SI O SI.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  2. Y lo más importante de todo es que a falta de cuatro jornadas seguimos terceros y dependiendo de nosotros mismos.
    A pesar de todos los pesares; de los árbitros, de las pájaras, de los anti-, de los pro-, de las discusiones, de los enfrentamientos intestinos,de la prensa, de la radio, de la televisión. A pesar de todo seguimos terceros, y eso es lo único importante. Lo verdaderamente importante es el Sevilla, la Institución, todo lo demás pasa. Al final sólo quedará el Sevilla, por eso es vital que todos pongamos nuestro granito de arena para sumar hasta final de temporada.
    Saludos

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.