domingo, 24 de mayo de 2009

El extraño caso de los gemelos marselleses

Georges Dard Fontaine

A finales de los años cuarenta y principios de la década de los cincuenta de la pasada centuria, el fútbol español vivió una especie de fiebre por la contratación de futbolistas extranjeros, procedentes fundamentalmente del fútbol francés.

Algunos de ellos, los más conocidos, llegaron a nuestra liga de la mano del mago Helenio Herrera, que asimismo procedía del balompié galo, como por ejemplo, el delantero marroquí Ben Barek, y el portero de los jerseys deslumbrantes, Marcel Domingo, luego discreto entrenador, ambos enrolados en las filas del Atlético de Madrid.

Al Sevilla Fútbol Club, en el lejanísimo 1.948, recién proclamado campeón de copa por tercera vez en su historia, también le pudo aquella fiebre por la inmigración futbolera, poniendo sus ojos en un futbolísta, delantero marsellés, llamado Georges Dard Fontaine, que vendría a ser la avanzadilla de todos los que llegaron después: Casagrande, Thetis, o más recientemente, Escudé, Keita, Squillaci o Romaric.

Aún cuando muchas fuentes lo catalogan como el primer extranjero del club de Nervión, no podemos considerarlo así, no sólo por razón de aquellos protosevillistas foráneos que se alinearon con el "Football Club" de nuestra ciudad en los partidos contra el "Recreation" onubense de la última decada del XIX, e incluso por aquellos otros consagrados de principios del siglo XX -Wood, Kirkwood, Mackenzie, Smith, etc.-, sino porque, aún prescindiendo de todos éstos, ya en la temporada 1942-43, el argentino Francisco Alfonso Villegas vistió la elástica del club decano.

En su país, Georges Dard era una estrella de primerísimo nivel, internacional absoluto con Francia, por lo que su fichaje se convirtió en un auténtico culebrón, barajándose altísimas cifras para su traspaso.



Así lo reflejaba la prensa de la época:




Sin embargo, lo más sorprendente del asunto lo descubrimos en los siguientes recortes, sobre los que quisiera llamaros la atención, pues nos ponen en la pista de un auténtico misterio, difícilmente resoluble, tantísimos años después.






¿Vino Dard al Sevilla, como así parece, acompañado de un hermano gemelo?

Desde luego en la historia sevillista, no se recogen testimonios de ello, sólo hay constancia de que un Dard jugase en el Sevilla Fútbol Club.

¿Y si vino a Nervión el hermano "malo" en lugar del "bueno"? Quizá los marselleses nos dieron gato por liebre...

Para colmo de rarezas, el directivo Lahore, padre del más reciente Consejero del mismo apellido, conocido por todos, de los tiempos de Carrión, explicaba en una entrevista del mes de mayo de 1949 que el Dard fichado por el Sevilla, y que acababa de ser devuelto a su país, procedía del Toulousse (?), no del Marsella:




Lo cierto es que, fuera quien fuese el Dard del Sevilla, acabó fracasando estrepitosamente, tanto que al año siguiente, ya estaba resuelto su traspaso de vuelta al Olympic de Marsella:


Las malas lenguas del fútbol sevillano, así lo he escuchado de viva voz de algunos viejos aficionados sevillistas, dicen que el francés tenía una extraordinaria calidad, y que no triunfó en el Sevilla porque no recibió el necesario apoyo de sus compañeros, especialmente de las figuras del equipo, posiblemente descontentos con el alto salario que se le pagaba al marsellés en comparación con los suyos.

4 comentarios:

  1. Pues si que es un asunto raro y extraño. Para colmo en la wikipedia dicen que era mediocampista...

    ResponderEliminar
  2. Saludos.

    Pues si que dá que pensar.

    A pesar de mis intentos, no he logrado mejor información que la que tú nos esneñas, lo que es normal.

    Espero, ansioso, que termines por desvelarnos el misterio.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  3. Me temo amigo Ariza que no hay mucho donde rascar. El jugador tenía una notable fama y a todos resultó extrañísimo que no funcionara, vamos, se tildaba de algo inexplicable. Y de pronto resulta que aparece en escena un hermano gemelo del que nadie dice nada en ningún libro, revista, artículo, etc... relacionado con la historia del SFBC. Por ello pensé ¿estamos ante un caso de suplantación de personalidad? Peores cosas se han visto. No hace demasiado se fichaba por videos, convenientemente editados, e incluso llegamos a tener un portero camerunés que ni era portero ni a lo mejor de Camerún. Casualmente, en tiempos de nuestro Lahore actual... Da que pensar, ¿no?

    ResponderEliminar
  4. En la hemeroteca de ABC Sevilla, consultable por internet, se da constancia a la llegada a Sevilla de los dos hermanos y que fueron puestos a prueba por el entrenador, Encinas.
    http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1948/10/14/018.html

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.