miércoles, 2 de septiembre de 2009

La verdad sobre el caso Antúnez


Permítanme la licencia literaria de parafrasear al excelente novelista y ex-abogado Eduardo Mendoza para titular este post. Viene al pelo por su contenido jurídico, y egoístamente me sirve además como pequeño homenaje de admiración por los buenos ratos que me ha hecho pasar este verano la lectura de esa deliciosa joya titulada "El asombroso viaje de Pomponio Flato", que desde aquí recomiendo a quienes aún no la hayan leído.

Preámbulos aparte, vamos a lo nuestro, y al tema que hoy tenemos entre manos. Seguro que a algunos les provocará la misma flatulencia de Pomponio, y como éste, también divertirá a otros muchos.

El análisis de los materiales periodísticos que disponemos sobre el llamado caso Antúnez, vistos ahora por primera vez desde un ángulo jurídico más profundo, nos ofrece una pavorosa perspectiva de la realidad, que nada se parece al cuanto chino que nos han venido contando desde antiguo.

Estamos ante una de las mayores manipulaciones de la historia del fútbol y, sin duda alguna, ante la mayor insidia pretendida por un club de fútbol contra otro desde que el deporte rey se practica en nuestro país.

Claro que en esto de intentar buscar en los despachos lo que no han sabido conseguir sobre el terreno de juego nuestros vecinos son unos expertos, que se lo pregunten si no al Xerez, este mismo verano, o al Valladolid, Tenerife y Español, entre otros, años atrás, por no recordar el episodio de Lopera en la asamblea de la LFP de agosto de 1995, y su esperpético voto sobre la liga de 22 equipos. Como se suele decir, unos cardan la lana, y otros se llevan la fama.

No entraré a desentrañar todas las mentiras y vericuetos que jalonan la ignominiosa versión de los hechos propalada desde los rediles verdiblancos en el asunto de Antúnez, remitiéndome a lo ya publicado por mi amigo Carlos Romero, en lapalanganamecánica, o por Félix Martialay y Bernardo de Salazar en su libro “Las grandes mentiras del fútbol español”.

Como resumen de sus aportaciones, podríamos hablar de la maquinaria militar franquista de la posguerra puesta al servicio del “oprimido” (perdonen que me ría) club de la Palmera. Dicho de otro modo, los amigos Cuesta Monereo, Buruaga y Moscardó, entre otros, haciendo de las suyas.

Martialay y Salazar desmontaron la burda historia inventada por el victimismo verdiblanco, y Carlos además avanzaba hacia dónde podía estar el verdadero núcleo de la cuestión.

Hoy lo explicaremos aquí, con la contundencia que nos ofrecen las pruebas, y aplicando la lógica procesal que reside en los principios jurídicos de congruencia y de justicia rogada. A partir de aquí, quien quiera rebatirlo, tendrá que aportar las pruebas y los argumentos necesarios. Eso sí, no admitiremos como evidencias las historietas del abuelo ni ninguna de esas pseudo-historias béticas que han sido escritas por periodistas de pluma verderil.

El verdadero objetivo verdiblanco de la trama Antúnez era que el Sevilla Fútbol Club fuese desposeído de su máximo galardón, el Campeonato de Liga de la temporada 1945-46.

Tal aseveración se asienta sobre los siguientes argumentos:

1º).- Francisco Antúnez Espada debuta con el Sevilla F.C. ante el Real Madrid, el 27 de enero de 1.946, y se alinea en todos los partidos que restan hasta el final del campeonato, el 31 de marzo del mismo año, en total, diez partidos, en los que el club decano sumó quince puntos.

Antes del partido de su debut, el Sevilla había obtenido veintiún puntos, y ocupaba lugares de privilegio en la clasificación, en clara pugna por el título liguero con el At. Bilbao y el F.C. Barcelona. Por su parte, el Betis militaba, como tantas otras veces, en segunda división, sin opción alguna de ascenso.

Conviene no olvidar que éste es el contexto deportivo en el que surge el asunto, y en el que los dirigentes verdiblancos adoptan las decisiones que luego veremos.

2º).- La prensa destaca desde origen que el fichaje de Antúnez por el Sevilla F.C. trae causa en el interés de "Moncho" Encinas, entrenador nervionense, por reforzar el puesto de medio centro, como clave de éxito para las evidentes posibilidades que el equipo blanco tenía ya desde diciembre de acabar cantando el alirón liguero. Así se publicó el 24 de enero de 1946.


Esto es, desde un principio, los dirigentes verdiblancos eran conscientes de que cualquier desliz reglamentario en la contratación del jugador podía derivar en un daño deportivo hiperbólico para el equipo blanco, si llegasen a apreciarse irregularidades en el procedimiento de traspaso. No podemos afirmar que esto fuera así, es decir, que se urdiera una trama con este objetivo principal desde el primer momento, pero tampoco podemos descartarlo, y los acontecimientos posteriores, como enseguida veremos, más bien refuerzan esta última hipótesis que la primera.

3º).- La clasificación final de la Liga 1945-46 nos deja al Sevilla F.C. en la cúspide, con 36 puntos, tan sólo uno más que el subcampeón, F.C. Barcelona. No hubo colchón alguno entre el primer y el segundo clasificado. Cada punto fue absolutamente necesario para lograr el título.

4º).- Con la liga ya finalizada, y el Sevilla proclamado campeón sobre el campo, el Betis decide interponer recurso a la Delegación Nacional de Deportes, cuyo titular último era el amiguete Moscardó. No es difícil imaginar que este verdadero "as en la manga" constituía la guinda del pastel en la estrategia verdiblanca. Las botellas de champán se habían puesto ya a enfriar por los rectores palmerinos.

Insistimos en que esto sucedió tan sólo cuatro días después del telón liguero. El nuevo título sevillista quedaba, pues, en entredicho, por obra y gracia de las maniobras administrativas de los heliopolitanos. A ello se aplicaron con todas sus energías.



5º).- La resolución final del caso Antúnez se dictó el 10 de abril de 1.946, es decir, una semana y tres días después de que finalizase el campeonato liguero.

Según toda la prensa y fuentes que hemos podido comprobar, sin excepción, dicha resolución, dictada por la Delegación Nacional de Deportes, contenía un doble pronunciamiento. Por un lado, se anulaba el traspaso del jugador Antúnez al Sevilla Fútbol Club, pero por otro lado, y he aquí el quid de la cuestión, se le mantenían al Sevilla Fútbol Club todos los puntos obtenidos con el concurso del citado jugador.

Aquí tenemos la correspondiente reseña del Diario ABC, edición del jueves 11 de abril de 1946.


6º).- Desde un punto de vista jurídico, único oficial y verdaderamente relevante en este caso, que la resolución administrativa de la Delegación Nacional de Deportes, en su parte dispositiva o fallo, se pronunciara expresamente acerca del mantenimiento de los puntos ganados por el Sevilla en la Liga 1945-46 con la participación de Antúnez, sólo puede significar que el recurso verdiblanco pedía expresamente que dichos puntos le fuesen despojados al Sevilla F.C.

Es decir, la pretensión jurídica del Real Betis Balompié como entidad era quitarle la liga 45-46 al Sevilla.

La supuesta afrenta sufrida por los verdiblancos –según ellos, que su mejor jugador vistiera la camiseta sevillista- no tenía suficiente compensación con la anulación del traspaso. Podía haberse quedado en esto su pretensión, sin ir más allá, de hecho, ninguna otra consecuencia del asunto podía beneficiarle como club. Pero no, el objetivo, como decíamos, era que el Sevilla perdiese la Liga que había conquistado en los terrenos de juego.

Ya entonces el proceso administrativo –y el posterior contencioso-administrativo- en derecho español estaban informados por los principios de congruencia y de justicia rogada, que en resumen, y para no aburrir a los legos en derecho, vienen a significar que la resolución final del procedimiento debe resolver “todo” lo que ha sido planteado por el recurrente y “sólo” lo que ha sido planteado por éste.

Son estos principios los que nos permiten saber que, si la Delegación Nacional de Deportes se pronunció expresamente sobre los puntos obtenidos por el Sevilla fue porque el recurso de los béticos pedía que se les quitasen.

7º).- Algunos biempensados de filia verderil podrían pensar que el comportamiento de los rectores béticos estaba más que justificado, dado que siempre y en todo lugar debe prevalecer el estricto cumplimiento de los requisitos reglamentarios en cualquier traspaso de jugadores, y que igual que sucedió con Antúnez y el Sevilla, se habría actuado con otros jugadores y equipos.

Recordemos que el argumento jurídico único de la postura del Betis consistió en mantener que los directivos De la Torre y Hernández, que ejecutaron el trasvase de Antúnez al Sevilla, lo hicieron por su propia cuenta, sin el visto bueno del Presidente Benjumea, y ello pese a que hasta entonces, todos los traspasos realizados por la entidad fueron acordados por los citados dirigentes, sin el concurso del máximo mandatario, pues aquéllos constaban autorizados al efecto en los organismos federativos andaluz y nacional.

Pues hete aquí, ¡oh sorpresa!, que en la misma temporada, los verdiblancos traspasaron a los jugadores Muruaga y Bescos al Celta y Murcia, por mediación de la simpar pareja de directivos "incompetentes", y sin la intervención del Presidente, y sin embargo en estos casos no hubo reclamación alguna. Busquen en la resolución de la Delegación Nacional de Deportes arriba transcrita a ver si se pronuncia sobre estos dos traspasos. Ni mú. Que cada cual saque sus propias conclusiones.

8º).- Ahora sí, a la luz de esta perspectiva, por fin se comprenden las reacciones de las distintas federaciones y organismos que mostraron su desaprobación al injustísimo propósito verdiblanco con dimisiones en pleno y mensajes de solidaridad (ver lapalanganamecánica), entre ellos, el propio F.C. Barcelona, principal beneficiado en caso de haber prosperado el recurso verdiblanco, que rechazó de plano la obtención del título liguero por tejemanejes de despacho, si no era en lides deportivas. En esto, como en tantas otras cosas, se demuestra la diferencia de estilo entre un club grande como el catalán, y otro que prefiero no calificar como se merece.

No obstante, hay que reconocer a los verdiblancos una gran habilidad para darle la vuelta a la historia y una mayor persistencia para seguir reproduciendo la mentira como si la vida les fuese en ello. En fin, y pese a la dificultad intrínseca del asunto, ¿se imaginan Vds. qué macabra película nos hubieran contado si el Sevilla Fútbol Club, sin jugarse nada en el empeño, hubiera pretendido en los despachos arrebatar algún título a los palmerines?

9 comentarios:

  1. Mi agradecimiento y admiración al trabajo de A. Ramírez, Carlos Romero y Cornelio, sin los cuales este post no hubiera sido posible.

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente demoledor.

    Tan solo el escaso interés intrínseco del sevillista por estas cuestiones de la memoria histórica frente a la parroquia verdiblanca, hace posible que sus versiones interesadas prevalezcan y se inventen cada día que pasa. Este es un motivo a analizar quizá profundamente.

    Post como estos hacen posible que la verdad aflore. El contenido es muy difícilmente rebatible y el estatus histórico de cada club queda perfectamente reflejado.

    Felicidades y gracias por ilustrarnos de la forma en que lo haces.

    ResponderEliminar
  3. Que quiere que le diga amigo mio.
    Lo mismo pretendieron enviarnos a segunda para ocupar nuestro puesto como este veramo pasado han intentado de nuevo con el Xerez.
    Pero, bromas aparte, lo más indignante es como tergiversan la historia para transformar los vergugos en victimas y viceversa, y además contarlo institucionalmente desde el cluz. Y nosotros callados...hasta hoy.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Esto es como lo del que te vende una furgoneta embargada por Hacienda.

    ¡Encima quieres que pagues las multas!

    Nueva fábula desenmascarada, por cierto, ¿cuándo presentarán nuevos agravios?

    Ya hay una nueva generación de abuelos béticos para contar historietas...

    Fenomenal, sigue así ayeryhoysevillista.

    ResponderEliminar
  5. Y lo peor es que la historia se repite. Recuerdan la famosa " prima al Lerida", sólo ganas de fastidiar y descargar odio para responder y contentar a las masas de "creaturitas"que se lo pedían en sus esperpénticas asambleas.

    ResponderEliminar
  6. Pues sus actuales "gestores" parece que, haciendo honor a su pasado, siguen haciendo cosas parecidas para mantener su tradición y su estilo.
    Pepe Misifú alertó al R.C.D. Español de una alineación indebida del Sevilla y tuvimos que repetir el partido de copa.
    Y la manolitaria (con caja de bombones o sin ella) y su sobrino y la prima al Lléida.....
    Y que decir del cartero de Castilleja o del infame de apellido afrancesado.Lo que les cuento a continuación, no sé a ciencia cierta de quién es obra ,pero seguro que todos nos los imaginamos.
    A raiz de un post en el blog de Agustín Rodriguez sobre el falso nacimiento del equipo coronado por su majestad y un comentario mío sobre una publicación (www.dinamico.es) que colecciono desde 1971 y que cité porque reflejaba como fecha de fundción el año 1914

    ResponderEliminar
  7. Textualmente decía :
    "Fundado en 1914 por fusión del Sevilla Bp.(fundado en 1907) con el Betis F.C.(fund.1909). Bien, pues parece que escocido por lo que decían de ellos , "alguien" se puso en contacto con la publicación antes citada y al año siguiente lo cambiaron pero curiosamente TAMBIEN LA FECHA DE FUNDACION DEL SEVILLA FC, QUE DESDE 1971 HASTA 2007 NO HABIA SUFRIDO NINGUNA VARIACION, es decir SIEMPRE apareció " fundado en 1905".Y a raiz de esta "intervención" al año siguiente sospechosamente la sustituyeron por :"Fundado en 1905,hay investigaciones que apuntan que el actual club pudo fundarse algunos años después".

    ResponderEliminar
  8. Continúo:
    Al mismo tiempo en los datos del betis "rectificaron" y ampliaron la leyenda añadiendo : "....legalmente fue cambio de nombre del primero.

    La cosa no acaba aquí porque en este año 2009, ignoro si por las gestiones de algunos sevillistas (je je) la cosa ha quedado definitivamente así ¡¿¿??¡:
    SEVILLA FC: Fundado en 1905; hay investigaciones que poner en duda este dato.
    RBB: Fundado en 1914 por fusión del Sevilla Bp(fund en 1907) con el Betis F.C.(fund.1909); legalmente fue cambio de nombre del primero.

    Espero haberme explicado. Si necesitase alguna aclaración, ampliación o cualquier otra cosa quedo a su entera disposición para ello.

    Un afectuoso saludo , enhorabuena por su magnífico blog y muchísimas gracias por su labor ya que reconforta a muchísimos sevillistas que nos hemos visto impotentes e indefensos ante tantas tropelías, infamias y demás actuaciones de estas gent****.

    Un saludo para todos.

    ResponderEliminar
  9. Aunque hoy hablamos de Antúnez, no está mal tampoco hablar de chivatos.

    Así al hilo de Vicente Cadenas les he mandado a los del Dinámico lo siguiente:

    http://www.lapalanganamecanica.com/2009/03/la-fundacion-del-real-betis-balompie.html

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.