viernes, 20 de marzo de 2009

La carta de Isaias White


Ya en otro lugar de este blog (“Descubriendo a Mr Henderson”) hemos aludido a esta carta, que tan nerviosos ha puesto a algunos desde que Juan Castro Prieto le diera adecuado lustre y contexto en su magnífico libro "Los primeros pasos del foot-ball sevillano".

La carta tiene un valor histórico indiscutible, y obliga a replantear tradicionales posiciones tenidas por inamovibles, mal que le pese a muchos.

He aquí los motivos:

1º).- La carta constituye una prueba directa –por cuanto que procede de uno de sus protagonistas, Isaias White- de la primera iniciativa para practicar fútbol organizado en la ciudad de Sevilla.

En una época donde para las compañías mercantiles y los entes asociativos en general estaba vedada la utilización de una denominación social de fantasía (no sean mal pensados, desde el punto de vista técnico jurídico, una denominación de fantasía es aquella que no responde al nombre de los socios –denominación subjetiva o razón social- ni a la enumeración de una o varias actividades económicas –denominación objetiva strictu sensu), el nombre de una organización decía mucho de las actividades de sus miembros. De hecho, debía “decirlo todo”, por lo que venía a constituir algo así como el ADN de la entidad.

Esto no sólo era así en el caso de este primitivo “Sevilla Foot-Ball Club”, sino también para el “Huelva Recreation Club”, y para todos aquellos clubes deportivos que comenzarían a proliferar en España a partir de esta época, los cuales, no por capricho, sino por reflejar su actividad, utilizaban denominaciones que, sin pensar en su significado, hoy tenemos “metabolizadas” como clásicas del fútbol, cuando en realidad, en origen, no lo fueron. Así, podríamos hablar de los clubes atléticos (“athletic clubs”), clubes gimnásticos (“gimnastic clubs”), clubes de carreras (“racing clubs”) o los ciclistas (“cycle clubs”), los clubes de regatas (“rowing clubs”) y, por supuesto, finalmente, los clubes estrictamente de fútbol (“football clubs”).

Es evidente, por tanto, que los miembros de la colonia inglesa de Sevilla aficionados al “foot-ball” pensaron dotarse de una cierta organización e infraestructura para la práctica regular de dicho juego (y no otros deportes), y que por eso decidieron constituir un club de fútbol (y no un club multidisciplinar, dedicado también a otras actividades).

2º).- La carta fue publicada en “La Provincia” de Huelva, el 28 de febrero de 1.890, aunque en puridad su texto forma parte de una nota de sociedad cuya publicación se realiza a instancias del Secretario del “Huelva Recreation Club”, E.W. Palin, para conocimiento de sus socios y demás interesados.

Es decir, es E.W. Palin quien decide informar de la carta recibida del Secretario del “Sevilla Football Club”, Isaías J. White.

La carta, escrita en inglés, y ya archiconocida, la podéis ver en esta foto.

Y su traducción es la siguiente:

“Estimado señor.

Su nombre como Secretario del Club Recreativo de Huelva nos ha sido proporcionado por el Sr. Henderson.

Como probablamente usted ha escuchado, hemos iniciado recientemente un Club de Fútbol aquí y se nos ha propuesto preguntar a los miembros de su club acerca de visitar Sevilla y tomar parte en un partido de fútbol amistoso con nosotros bajo las reglas de la Federación.

Si fuera conveniente para ustedes el sábado 8 de marzo, esta fecha sería adecuada para nosotros. Les propondríamos que el partido comience sobre las 5 p.m. con objeto de adelantarnos al frío de la noche y que posteriormente su equipo pueda cenar y pasar la noche con nosotros.

A la espera de su respuesta.

Quedo.

Suyo atentamente.

Isaías White J.”


El texto de la carta viene precedido en la publicación por una breve presentación del Sr. Palin, que literalmente dice:


“Huelva Recreation Club.

The following letter has been received from the Secretary of the Sevilla Foot-ball Club. Sevilla 25 th February 1890, E.W. Palin Esqr. Huelva.”


La traducción de este párrafo introductorio es la siguiente:

“Club Recreativo de Huelva.

La siguiente carta se ha recibido del Secretario del Sevilla Football Club. Sevilla, 25 de febrero de 1890. E.W. Palin Esqr. Huelva.”


Nótese que es E.W. Palin quien se refiere al club sevillano denominándole “Sevilla Foot-Ball Club”, es decir, utilizando el nombre de la ciudad en español –“Sevilla”- y no en inglés –“Seville”-, lo que induce a pensar que dicha referencia no es una mera traducción al inglés de lo que en español se diría “Club de Fútbol de Sevilla”, sino que probablemente se corresponde con la denominación social que se había otorgado la sociedad sevillana.

Además de transcribir la carta recibida de Isaías White J., la nota de prensa redactada por Mr. Palin, publicada en “La Provincia” advierte a los socios del “Huelva Recreation Club” de una reunión del comité del club (“Comittee meeting”) y de una asamblea general (“general meeting”) el lunes siguiente, para decidir si se aceptaban los desafíos recibidos para disputar partidos de fútbol y de cricket.

A continuación, ya redactado por los empleados del periódico, y no por E.W. Palin, figura un resumen en español de la reseña remitida por el Secretario recreativista, que dice: “El Secretario del Club Recreativo de Huelva (traduciendo al español Huelva Recreation Club) ha recibido una carta del Club Inglés de Sevilla, invitando a los señores socios a que visiten dicha ciudad, y tomen parte en una partida de pelota, que, de aceptar la invitación, tendría lugar el 8 de Marzo. El lunes próximo se celebrará Junta general en las habitaciones del club, Hotel Colón, a las ocho y media de su noche, para tratar si se acepta la invitación de Sevilla, como asimismo otra, de Rio-Tinto, para un “Cricket match”.

Cuando se compara con el texto inglés original de E.W. Palin, se comprueba que el resumen realizado por los redactores de “La Provincia” no es una traducción fiel, pues contiene diversas omisiones (por ejemplo, la eliminación de referencias a la reunión previa del Comité del club a las 7,45 p.m.) y errores de traducción (por ejemplo, “Club Inglés de Sevilla” en lugar de “Sevilla Foot-ball Club” o “Club de Football de Sevilla” y “partida de pelota” en lugar de “foot-ball”), por lo cual es preferible tomar como referente más fidedigno, y así lo hemos hecho nosotros, el propio texto escrito personalmente por el Sr. Palin.

3º).- Sabemos que el “Sevilla Foot-Ball Club” existió, al menos desde principios de 1.890, aunque conozcamos poco aún de su estructura orgánica.

Por consiguiente, quienes se enfrentaron al “Huelva Recreation Club” el 8 de marzo de 1.890 en la Dehesa de Tablada, no eran una selección improvisada de ingleses residentes en Sevilla, como se había venido manteniendo tradicionalmente hasta ahora.

Cuando decimos que el club “existió” nos referimos a la innegable realidad histórica de este “Sevilla Foot-Ball Club” de 1.890, no a su constitución con arreglo a la Ley de Asociaciones de 1.887, pues efectivamente no existe constancia aún de que la entidad completase los trámites legales de constitución previstos en la citada norma.

En cualquier caso, no es de extrañar que así fuese, porque:

(i) tampoco las demás sociedades que afirman haberse constituido contemporáneamente a ésta pueden acreditar su inscripción en el Gobierno Civil, y

(ii) porque el peso específico de los componentes ingleses probablemente hacía que considerasen innecesario cumplir tales trámites, si es que los conocían, puesto que, de alguna manera, se encontraban al margen de la legalidad española, a la que, como súbditos de la corona inglesa, se consideraban escasamente sometidos, siendo al fin y al cabo el foot-ball y su club, algo genuinamente “british”, ajeno a las costumbres de su lugar de residencia.

[En nuestro post “El sustrato ideológico en la fundación del Sevilla Foot-Ball Club” ya hemos explicado cómo la “españolización” del colectivo de precursores sevillistas hacia 1904 y 1905 es una de las claves de la legalización del club en octubre de 1.905]

4º).- No debe pasar inadvertido que Isaias White alude específicamente en la carta a la creación del club (“...we have recently started a Football Club here…”), situándola temporalmente incluso antes de realizar la proposición del envite al equipo vecino.

El término inglés de “club”, con significado tan familiar para los británicos, era escasamente conocido en la Sevilla del último cuarto del siglo XIX. De hecho, los primeros clubes de “sport” de Sevilla empiezan a aparecer justamente en este momento, aunque vinculados a clases económicas pudientes y a prácticas deportivas como el automovilismo, ciclismo, carreras de caballos, remo, etc., según puede apreciarse en las Guías Gómez-Zarzuela (la oficiosa “Guía de Sevilla y su provincia”).

Asimismo, el concepto de “club” era algo atípico dentro del ordenamiento jurídico español. Los clubes de “sport”, conforme a la tradición legal inglesa, eran sociedades sin ánimo de lucro (“non-profit corporation”), integradas por socios practicantes de los juegos organizados por la entidad. Estos socios adoptaban decisiones en asambleas, y confiaban el gobierno de la institución a una junta directiva, compuesta por lo general de un Presidente, un Secretario y diversos Vocales, además de otros posibles cargos honoríficos.

En la vecina localidad de Huelva se había fundado recientemente un club de recreo por parte de los empleados de “The Riotinto Company Limited”, la compañía creada para la explotación de las minas de Riotinto, concedida en 1.873 por el estado español a Matheson & Co., H. Doestch, N.E. Quentell y E.H. Taylor. El “Huelva Recreation Club”, que así era como se llamaba el club onubense, estaba dedicado también al fútbol y a otras disciplinas deportivas, como el tenis (“lawn tennis”), el cricket o las carreras de galgos.

Pues bien, este club tenía originariamente dos Presidentes efectivos, D. Carlos Adam y D. Pedro N. de Soto, y un Secretario, E.W. Palin, además de diversos Presidentes Honoríficos, fundamentalmente autoridades locales, designados en la asamblea celebrada el 23 de diciembre de 1.889, según resulta de lo publicado en el periódico “La Provincia” de Huelva, en su edición del 28 de diciembre de 1.889.

La denominación “Sevilla Foot-Ball Club”, la confirmación de White de que un “club” se había creado y la certeza de la existencia de un cargo, el de Secretario, nombrado y en ejercicio, hacen pensar, en buena y recta lógica, que el club sevillano había de tener también un Presidente y una junta directiva. ¿Alguien se imagina un club con Secretario y sin Presidente?

Y ello debió resultar forzosamente de una asamblea constituyente, cuyos detalles (fecha, asistentes, lugar de celebración, etc.) se desconocen, pero en la que se designarían dichos cargos en forma esencialmente parecida a lo sucedido con el “Huelva Recreation Club”, toda vez que:

- Los miembros de ambas instituciones procedían de una misma cultura y tenían un rango social semejante, por lo que habían de compartir un mismo entendimiento de lo que significaba crear un “club”.

- No parece de recibo que Isaias White se atreviera a dirigir una carta a su homólogo onubense para cursar la invitación del “match” y la del posterior convite, si él mismo no estaba formalmente investido como Secretario para suscribir la correspondencia de la sociedad y si el club hispalense no disponía de una mínima estructura orgánica y base social.

- Tampoco parece admisible que E.W. Palin publicase la carta, dándole credibilidad al club sevillano y al encuentro de desafío, si no tenía constancia de que efectivamente, se trataba de un club de “sport”, tal y como podían considerarlo los británicos. La vinculación entre ambos cuerpos sociales, a través de la conexión Henderson-White-Morrison, (ver el post “Descubriendo a Mr. Henderson”) y los hermanos Langdon así lo certifica.

- Finalmente, parece inconcebible que el Sevilla Foot-Ball Club no fuese un verdadero club cuando los actos previstos (el “match” y la posterior cena) iban a estar presididos, confiriéndoles así un alto grado institucional, por el Vicecónsul inglés de Sevilla, Sr. Johnson. ¿Se imaginan un “falso” club organizando un evento con presencia de la máxima autoridad consular? Quien escribe estas líneas, desde luego no.

5º).- En definitiva, el Sevilla Foot-Ball Club surgido hacia 1.890 seguramente no será, en términos estrictamente jurídicos, el mismo club que hoy día conocemos, pero sin ninguna duda es su antecedente inmediato (y posiblemente necesario).

Los datos apuntan a una cercanía temporal muy estrecha con la creación del “Huelva Recreation Club” (éste a finales de diciembre de 1889, y aquél en enero/febrero de 1890) y, si no puede considerarse el primer club deportivo –en el sentido inglés del término- practicante del fútbol en España, aquel Sevilla Foot-Ball Club fue probablemente el primero dedicado específicamente a dicho deporte.

10 comentarios:

  1. Fantástico el post.
    Además me gustaría añadir que sería imprescindible tener cierta estructura dado que usaron para el encuentro un recinto, el hipódromo de Tabada, que no estaba al alcance de un simple grupo de amigos dispuestos a echar una tarde de asueto corriendo por la yerba.
    Reitero mis felictaciones.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Antonio. Y totalmente de acuerdo con tu puntualización. Movilizar lo que se movilizó para jugar esta serie de partidos y darle publicidad tanto en Sevilla como en Huelva son datos que no encajan en caso de una entidad alegal. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Saludos.

    Seguramente y por ser sevilista, tu magnífica entrada cuenta con mi consenso total.

    Además, tu verbo y tu conocimiento de los vericuetos legales (probablemente tienes formación en ello), hacen que la exposición me parezca de una claridad meridiana.

    Sin embargo y puesto que existen otros lectores cuyas pasiones no coinciden con las nuestras, he intentado hacer un notable esfuerzo de distanciacimiento y de objetividad para intentar situarme en lo que pensaría uno de ellos.

    He pasado muchos minutos, lápiz y papel en mano, tratando de encontrar un fallo, una hendidura, un argumento, una grieta por donde tratar de derribar la formidable defensa que haces de los hechos históricos.

    Es posible que mi condicionamiento sevillista me impida la objetividad necesaria o puede, tal vez, que no haya hecho tanto esfuerzo como pretendía. Lo cierto es que me resulta imposible rebatir esos argumentos y las pruebas con que los acompañas.

    O quizás no tenga la capacidad suficiente.

    De todas formas, a mí me parecen datos tan contundentes, directos y probados que habría de ocurrir un cataclismo informativo/histórico para desmantelar:

    a) El Sevilla "oficial" nació en 1905.

    b) El Sevilla Foot-ball Club hunde sus raíces en la Sociedad de 1890.

    A falta de pruebas de mayor valor, cada día estoy más convencido de la relación entre ambos hechos.

    Gracias por tu magisterio.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Jose M. Ariza. El post sólo es fruto de una profunda lectura de la fuente, que es lo publicado en "La Provincia". Por escueta que sea la carta, e incluso el texto que la antecede, es mucha la información que proporcionan. El trabajo que he hecho, con mejor o peor fortuna, no es muy distinto del que suele hacerse en historia para reconstruir el pasado, o de la interpretación de textos y normas que deben hacer los juristas.
    A buen entendedor ...
    Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  5. Después de la noticia del temporal cierre del blog La Palangana Mecánica tenemos aqui otro espacio donde poder seguir conociendo datos de nuestro equipo. Gracias por bucear en su historia y darlo a conocer. Y mucho ánimo para continuar con el blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Otra cosa amigo mio;
    NO deja de ser sintomático que sólo exista una palabra escrita en español.
    Sólo una.
    La palabra SEVILLA.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Yo hablando en su dia con Carlos sobre este tema e intentando arreglar el saboteo que tiene la historia del SFC en la wikipedia le di una idea que quizás sirva:

    Sevilla Football Club

    Las iniciales están en MAYUSCULAS, por tanto es un nombre propio.

    ResponderEliminar
  8. Y yo digo, si eran miembros de la "colonia inglesa" de Sevilla, y no españoles, si era un club inglés, y no español, por qué su denominación, su principal dato identificativo, es la maravillosa palabra de nuestro idioma que define a la capital de Andalucía. Ah, y por cierto, una preguntilla inocente: ¿era posible entonces que en España existiera un ente asociativo de nacionalidad inglesa?

    ResponderEliminar
  9. Hola sevillista!!

    no conocia tu blog

    gran trabajo el tuyo

    me seguire pasando por aki

    te enlazo en mi blogosfera sevillista,si quieres enlazame mi blog

    un saludo!!

    VIVA EL SEVILLA FC!!

    ResponderEliminar
  10. Bienvenido RaMonStones, gracias por pasarte por aquí. Lo del link está hecho. Saludos.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.