martes, 28 de septiembre de 2010

Los Padres del Sevillismo


Cada día que pasa vamos conociendo más detalles sobre la composición del Sevilla Football Club novecentista.

En este sentido, los datos descubiertos nos llevan a distinguir, de un lado, a las personas físicas integrantes de la sociedad, jugadores y socios; y de otro lado, a las personas jurídicas, compañías mercantiles que auspiciaron el Club, y aparecen como verdaderos soportes de su existencia y actividades.

Entre los primeros, los socios, conocíamos al Secretario, Isaías White Jr.


Al doctor John Sidney Langdon, cuyo hermano formaba parte de la `primera directiva del Huelva Recreation Club:






Así como a los jugadores (también socios) alineados en los encuentros disputados entre 1890 y 1893, principalmente:

Los hermanos Welton, Carlos y Enrique


Edwin Plews


Y Geddes.


Intuíamos también que existiendo un Secretario, forzosamente tendría que haber un Presidente y un Club formalmente fundado, en el sentido con que los británicos podían referirse a este tipo de corporaciones.

Ahora sabemos que efectivamente era así.

El Presidente protosevillista era un personaje de biografía fascinante, el escocés de Elgin, Edward F. Johnston, vicecónsul inglés en Sevilla.



Y también sabemos que muy posiblemente, este Sevilla Football Club y el Sevilla Rowing Club, primer club de regatas de nuestra ciudad, asimismo presidido por Johnston, si no eran la misma cosa, eran almas gemelas. Fútbol para el invierno y remo para el verano, como bien nos explicaba Algarivo aquí (uno, dos, tres), con su maestría habitual. Gracias J.M.

Nuevos apellidos aparecen vinculados societariamente con el Club, todos ellos con enorme pedigrí dentro de la sociedad sevillana: Juan Cunningham, Guillermo Macdougall o el propio Roberto McAndrew, dueño de la naviera del mismo nombre, entre otros personajes ilustres, algunos sorprendentes, que iremos poco a poco desvelando.

Finalmente, hemos aprendido también que las cualidades futbolísticas del medio Geddes distaban mucho de parecerse a la escuela sevillana (digo, sevillista) que vendría después de la mano de Kinké y compañía.


"... En cuanto a Geddes, de Sevilla, merece una mención especial por el dudoso honor de ser peligroso igual con sus compañeros que con sus enemigos."

Ahora bien, no queda aquí la cosa.

Uno de los aspectos más relevantes, si no el que más, de los descubrimientos que hemos venido avanzando reside en el mecenazgo del Club sevillano por parte de determinadas entidades comerciales, principalmente, la naviera escocesa MacAndrews.

El Presidente E.F. Johnston (además de vicecónsul, o quizás precisamente por ello) era el representante de la misma en Sevilla.

Emparentado con la familia propietaria del negocio por su abuela paterna, Edward fue desplazado a Sevilla desde la central londinense, en la que llevaba ya algunos años trabajando, tras su matrimonio con Mary Crombie, para dirigir los intereses de la compañía en la capital sevillana, convertida en emplazamiento clave desde el punto de vista estratégico por ser la principal fuente de aprovisionamientos de éste.

La MacAndrews fue fundada por William McAndrew, escocés de Elgin (igual que Johnston), y se dedicaba a la exportación de naranjas amargas recolectadas en la huerta sevillana con destino a las Islas Británicas. En Sevilla operaría bajo distintas razones sociales, entre ellas, Juan Cunningham y Cía, MacAndrew and Co. e incluso Miguel Sáenz y Cía, testaferro utilizado por los escoceses debido a las necesidades de sortear las restricciones legales a las actividades industriales extranjeras en el sector.



Además de la MacAndrews, aunque en menor medida, encontramos a otras empresas de capital extranjero implantadas en Sevilla con relación evidente con el Club de football, como The Seville Water Works Company Limited o la fundición Portilla&White, algo que conocíamos por el protagonismo del joven Isaias White Jr., hijo del copropietario de la fábrica, Isaias White Levis, y que ahora nos confirma plenamente Daniel Young, en su ya célebre entrevista con Panfrito:



Mecenazgo empresarial que se traduce en el soporte económico y social de sus mandamases y en la aportación de los jugadores necesarios al Club de entre los componentes de la nómina de dichas compañías (marineros, operarios, ingenieros, etc.), con quienes se completaban los huecos necesarios para entrenar y para enfrentarse a los equipos vecinos.

Desde esta perspectiva, los paralelismos entre el primitivo Sevilla Football Club y el Huelva Recreation Club son evidentes. Si éste tenía en la Riotinito Company Limited a su protector particular (el HRC era la prolongación del Club inglés de Riotinto en la capital onubense), los sevillanos lo encontraban desde luego en las compañías mercantiles citadas.

Rebuscamos en nuestros papeles sobre la organización del Sevilla Fútbol Club en 1905, dado que recordábamos datos que empiezan a sonarnos familiares con los que acabamos de exponer, y comprobamos que las fuentes periodísticas con relación directa con los promotores de éste señalan que detrás del mismo, aparece precisamente con destacado protagonismo la MacAndrews (y también la Compañía de Aguas de los Ingleses).

ABC Especial Bodas de Oro del Sevilla F.C., 10 de octubre de 1955, “Pequeña Historia del Sevilla F.C.”, firmado por ELE:



ABC Especial 75 Aniversario del Sevilla F.C., diciembre de 1980, “Lo que va de ayer a hoy”, por José Carlos López Lozano, ELIDO:




Por otro lado, sabíamos que la profesión del Presidente José Luis Gallegos Arnosa era la consignatura de buques, según nos ilustraba con todo lujo de detalles Juan Castro, en “Los primeros pasos del foot-ball sevillano”, ocupación directamente relacionada con las actividades de la naviera en el puerto sevillano.



Y asimismo conocíamos que en la primera directiva del Club sevillista reorganizado en 1905 aparece el hijo de John Sidney Langdon, Charles.



Como vemos las conexiones empiezan a intensificarse si podemos confirmar que, en realidad, tanto en el siglo XIX como a principios del siglo XX, el Sevilla Football Club aparece invariablemente bajo la protección de una misma compañía mercantil.

Misma denominación, misma actividad, conexiones personales y empresariales evidentes …

¿He aquí el eslabón que faltaba?

Sevilla F.C. de 1890 y Sevilla F.C. de 1905 … ¡¡El equipo de la MacAndrews!!

7 comentarios:

  1. Saludos.

    Excelente.

    Aunque aún nos quede trabajo por hacer y aunque tengamos importantes datos que contaremos muy pronto, todo indica que debemos cambiar muchas cosas de nuestra Historia.

    Incluído el Himno. Sospecho.

    Gracias, amigo.

    Un abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar
  2. Espectacular Enrique.

    Menos mal que has venido a poner orden en este lío infinito de "papelesenloartolamesa" e "infórmene".

    Que viva el Mcandrew Football Club!, digo...Viva el Sevilla!

    ResponderEliminar
  3. El Petit Brand se interna por la banda izquierda, pegado a la cal, quiebra aun contrario y vuelve sobre sus pasos. Pase corto a Manolo Ocaña que la toca para León. Éste ve desmarcado a Spencer y cambía el juego al lado diestro, demarcación de interior derecha. Enrique controla, se para frente al defensa, la esconde, la enseña, le dribla una y otra vez hasta dejarle la cintura retorcida sobre el duro suelo terrizo levantando una polvareda de la que se escapa, balón a sus pies, Spencer. Se interna en el area (expectación, puños apretados y el júbilo a punto de estallar en las gradas)un último regate al goalkeeper y pase al punto de penati donde sólo, controlando el juego, mandando y capitaneando espera Juanito Kinké.
    El gol se ve preclaro por la afición, sólo falta empujarla hasta el fondo de las mallas, está muy cerca, muy cerca...

    ResponderEliminar
  4. Queda poco amigos, es verdad, pero si está en las manos (que diga pies) de Juanito Kinké, será gol seguro. Sin lugar a duda alguna.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades, Enrique.

    Que manera de enlazar lo uno con lo otro, qué continuidad.

    ¡Si hasta da tiempo a irse a leer enlace y volver y se sigue manteniendo el hilo!

    Y los que llevamos algún tiempo en esto, nos alegramos de ver que las cosas que íbamos imaginando van concordando, porque las une el sentido cotido común.

    Enternecedores los comentarios del post de las naranjas, con el respeto que le hablaban algunos, y hoy escribe el tío en primera persona...

    En cuanto al Himno sólo tengo que decir que no pone año, y en cuanto a la fecha, los "mostros del lago NED" pueden salvarle el pellejo a alguno.

    Enrique, ENHORABUENA.

    ResponderEliminar
  6. Y ese Gol Norte cantando:


    YOOOOO SOOYYYYY ESCOCÉS, ESCOCÉS, ESCOCÉS.

    ResponderEliminar
  7. Yo, cuando hace unos tres años ganamos la segunda Uefa en Glasgow, ya empecé a atar cabos. Había algo en el ambiente que me parecía muy sospechoso. Estuve casi todo el partido con la mosca detrás de la oreja. No me equivocaba...

    Ahora en serio, espero que el club tome ya medidas y entre de lleno en estas cuestiones. Conocer bien nuestro pasado nos hará más grandes todavía.

    Y recuerden que El Hablador escribe ahora bajo estas señas.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.