lunes, 2 de noviembre de 2009

¡Dale al balón...!



Mis primeros recuerdos sevillistas -ya lo he contado en alguna ocasión en este blog- se remontan a los tiempos del ascenso con Olsen, a mediados de los setenta del siglo pasado, cuando el Sánchez-Pizjuán agotaba sus días a medio cerrar, antes de convertirse, definitivamente, en la bombonera de Nervión.

De aquellos tiempos son la gorra de tela con visera roja de plástico y el nombre del club en los laterales, el disco de Los Rocieros con las sevillanas del ascenso, la trompeta estilo medieval con su banderín de plástico desplegable, que hacía furor entre los más pequeños, y era causa segura de más de una jaqueca, entre una diversidad fetichista admirable en una época donde el término merchandising estaba aún lejos de tener algún significado reconocible.




De aquellos tiempos es también el primer libro sobre el Sevilla Fútbol Club que recuerdo haber poseído. Era una obrita repleta de fotografías en blanco y negro con la crónica del ascenso que se conocía popularmente como el libro de "los birigoles". Durante mucho tiempo le tuve perdida la pista entre los cientos de libros y papeles que aún hoy, una decena de años después de mudar de domicilio, inundan la casa de mis padres, para disgusto de mi progenitora.



Hace poco reapareció, tras una concienzuda búsqueda, con alguna pintadita a bolígrafo, mía y/o de mi hermano, pero reluciendo como entonces lo hacía en nuestras manos infantiles. Ya está a salvo, entre mis fetiches sevillistas, ocupando un lugar preeminente de mi colección. Gracias a Fernando Gelán, autor de su texto, y a Ruesga Bono, por sus fotografías.

Espero que no les importe a ninguno este pequeño homenaje, ni el préstamo precarista de su contenido.

7 comentarios:

  1. q de tiempo llevo buscando la foto de Biri-Biri con su hijo vestio de gitano,la tengo recortada de un peridodico del año catapun,y al verla en tu blog digo olee!!!

    te la robo jejeje

    nos vemos el sabado,colega!!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Saludos.

    ¡Hombreeeeeeeeeeeeeeeeeeee! Ya era hora.

    Me alegro de volver a leerte y aunque se que andas muy liado, me encanta la referencia a ése grandísimo jugador cuyo nombre aún planea por Nervión.

    Yo no tuve ése librito, pero me imagino la emoción de un niño con algo así en sus manos. Y también la del adulto mirando atrás y recordando.

    Un placer, amigo.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  3. RaMon, ahi tienes la foto, que no es mia, sino de Ruesga. Y el libro está llena de ellas. Nos vemos el sábado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. José Manuel, gracias por la paciencia. Estoy pasando una mala racha, pero me resisto a abandonar la red. Con apoyos así hay que seguir como sea. Un abrazo, maestro.

    ResponderEliminar
  5. Yo venía de vuelta por Eduardo Dato, (cuando todavía olía el café de la fábrica, frente al "campo las vacas" de "Portaceli").

    Agitaba mi banderita, y ese "Dale al balón" se cantaba con musiquita de "Los Payasos de la Tele"...

    Gracias por estas cosas, ayeryhoysevillista.

    ResponderEliminar
  6. aqui tienes otro apoyo mas,nunca caminarás solo,eso dice una canción de los hinchas del liverpool creo,aqui en el sevilla decimos hasta la muerte.

    Nos vemos en la PEPE BRAND.

    ResponderEliminar
  7. Espero leer mucho aqui todavia. Ánimo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.