martes, 9 de febrero de 2010

Post-it sevillistas - 2ª entrega


[4] En octubre de 1991, el legendario jugador de baloncesto americano “Magic” Johnson anunciaba públicamente su retirada del deporte activo, debido a que tenía anticuerpos de SIDA. La enorme repercusión mediática de la noticia, que era repetida hasta la saciedad en los telediarios de todas las cadenas, unida al impacto de ver a un deportista derrotado por el SIDA, una enfermedad entonces, mucho más que ahora, desconocida y temida, hicieron que el hecho calase hondo en el público de todo el mundo. Un par de días después de esa noticia, se disputaba en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán partido de liga, cuando justo antes del inicio, se procede por el árbitro a señalar un minuto de silencio, que es recibido con el debido respeto por parte de la afición. En la Grada Alta de Gol Norte, sin embargo, un inquieto aficionado, curioso por la situación, preguntaba a su alrededor por quién se guardaba aquel tributo. La mayoría de los circundantes reaccionó con gesto de ignorancia, encogiendo los hombros, hasta que otro espectador, muy seguro él, afirmó con rotundidad: “-Es un minuto de silencio por “Magic” Johnson”. Afortunadamente para el gran exjugador de baloncesto de los Lakers, ser seropositivo no equivale a estar muerto, y todavía lo tenemos pululando por ahí dentro del organigrama de su equipo. Posiblemente desconozca que es la única persona viva por la que se ha guardado un minuto de silencio … en el campo de Nervión.

[5] Ahora que estamos en el mes de los carnavales, y Cádiz pasa a ser para muchos, el centro del universo, me vienen a la memoria tres anécdotas, tres “golpes” de auténtico arte de una misma jornada dominical de fútbol en Carranza, aquella temporada en que goleamos a los amarillos en su estadio por cero a cuatro con hat-trick de Toni Polster. Vamos, el partido fuera de casa que he visto más tranquilo en toda mi vida, con ventaja de tres goles en los primeros veinte minutos. Antes de que empezara el fútbol, la panda de amigos con la que viajaba optó por tomar una copa en un bar cercano al estadio. Pedíamos los clásicos combinados, cuando la voz del jefe del local, dirigiéndose al camarero, gritaba: “-Peeeepe, ponle unos cubatas libres a estos muchachos.” Nótese que el brebaje que pretendían servirnos no eran ni cubatas ni cuba-libres, sino cubatas libres, una nueva especie de copa inventada por la gracia de las gentes de la Tacita de Plata. Posteriormente, durante el partido, un espectador gaditano, situado justo arriba de la grada donde nos encontrábamos los seguidores del Sevilla, se pasó todo el partido insultando a Dassaev, nuestro portero, al grito de “-Dasaé, vorquevishe”, aunque hay que reconocerle su gusto por el juego de Anton Polster. Despues de su exhibición, cuando fue sustituido por Cantatore, decía el tío: -¡Hay que ver lo bueno que es el australiaco ese!. A la vista de este señor, la combinación de sangre austriaca y sangre australiana que parecía reconocer en nuestro número 10 confería a éste poco menos que superpoderes goleadores ….

Continuará ….

4 comentarios:

  1. A ver si te gusta mi blog....he empezado hace poco pero va viento en popa...un abrazo de un sevillista
    www.sentadoenelbanquillo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Eso de vorquevishe no me queda claro.
    Australiaco si esta claro, un austriaco muy grande!

    ResponderEliminar
  3. Sr. Anónimo, gracias por compartir su blog con nosotros pero... ¿no había más colores para elegir?

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por esta nueva entrega, más autobiográfica que la primera es verdad, pero tan interesante como aquella.
    Yo fui el que le pedí que tratara del escudo del Sevilla llevado por los jugadores de la UD Las Palmas, a lo que Vd. contestó de manera magistral. He intentado agradecérselo pero soy bastante torpe en esto de la informática.
    En la misma línea, le sugiero que trate de las relaciones, si es que existieron como tales, entre el Sevilla y algunos pueblos de nuestra provincia. El caso más conocido es el de Coria (Ruiz Sosa, Cardo...) pero también, según creo, Alcalá de Guadaíra ha servido de cantera del Sevilla (Joaquín, Oliveros... más recientes Ramón o José Luis). ¿Sabe Vd. si existía un acuerdo firmado (o algo así) entre esos clubes y el Sevilla?
    Hoy intentaré no firmar como anónimo. A ver si puedo.

    Pepe de Pineda

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.