lunes, 11 de enero de 2010

El último regeneracionista


El 14 de octubre de 1.905 culmina el largo proceso fundacional del “Sevilla Football Club”.

La entidad nace impregnada del espíritu regeneracionista de sus socios, mayoritariamente jóvenes españoles que se han formado en el extranjero y que están influenciados por las más modernas corrientes de pensamiento europeas que ven en el deporte –y en el fútbol- el vehículo ideal para la recuperación del país, mediante la mejora de la salud y la higiene de la juventud.


Este objetivo aperturista y social se plasma en los primeros estatutos de la entidad, uno de los pocos existentes en España que expresamente recoge este interés:


Y asimismo, dicho objetivo inspira el discurso fundacional de su primer Presidente, José Luis Gallegos Arnosa:


Durante sus primeros años de vida, el club se vuelca en tareas formativas y benéficas, como el reclutamiento de jóvenes para la práctica deportiva.



O la organización del célebre partido en beneficio de las víctimas del terremoto de Messina.


Y así sucede hasta que aparece en escena el España (luego Sevilla) Balompié, club integrado por estudiantes militares de la Academia Politécnica que se forma con el propósito de oponerse deportiva e ideológicamente al club decano, enarbolando la bandera de la tradición y del gusto por “lo español” y reaccionario, frente a la modernidad, el progreso y el ideal europeísta que propugnaban los jóvenes “sportsmen” del Sevilla Football Club, comprometidos con las elites intelectuales del país.



En 1911, con la llegada del catalán José María Miró Trepats al sillón presidencial, la sociedad “Sevilla Football Club” cobrará nuevo impulso, aun cuando no será ajena a los vaivenes del fútbol local, con los intentos de integración del Sevilla Balompié, la creación del Betis F.C. y la fusión entre estos dos últimos equipos, para unir fuerzas contra el Football Club de la ciudad.


Así las cosas, en 1914, accede a la presidencia del club decano Francisco Javier Alba y Alarcón, Paco Alba, quien fuera destacado jugador de los primeros tiempos.


Con él como máximo mandatario, el “Sevilla Football Club” quedará definitivamente consolidado en lo institucional y en lo deportivo, como el más destacado de Andalucía y máximo representante del fútbol del Sur a todos los niveles, tanto como que algunos, olvidando lo anterior, llegaron a calificarlo como primer presidente de la sociedad.

Entre los méritos atribuibles a Paco Alba cabe señalar la refundición de los estatutos y reglamentos inspirados en los del F.C. Barcelona, en la asamblea celebrada el 27 de junio de 1914.



También se alcanzan los primeros éxitos deportivos en la Copa de Andalucía, se arrolla -deportivamente hablando- a todos los rivales de alrededor, se produce la llegada de Kinké y el nacimiento de la escuela sevillista, se forma la línea del miedo, integrada por Escobar, Spencer, Kinké, León y Brand, a quienes se unen elementos valiosísimos como Ocaña y Herminio.




Se inaugura el campo de la Avenida de la Reina Victoria, donde se disputará el primer partido internacional de la selección española en nuestra ciudad, contra Portugal, así como la primera final de Copa, y se gesta la Federación Regional Sur.


En abril de 1921, Paco Alba fallece, un años después de dejar la Presidencia, pero en plenitud de su sabiduría y madurez personal, cuando el Sevilla Fútbol Club más fuerte crece. Como en tantas ocasiones a lo largo de nuestra historia, la muerte de un personaje relevante priva al club de una pujanza y de un futuro que se adivinaban majestuosos, y bastará que los mejores jugadores que él había juntado vayan cumpliendo años para que su proyecto se agote, y el club pierda norte casi hasta que aparece Ramón Sánchez-Pizjuán.

Con motivo de su muerte, quien fuera jugador de los primeros tiempos, Presidente y amigo entreñable de Paco Alba, Carlos García Martínez escribió la siguiente carta en su memoria:

"Paco, el popular Paco Alba, era una institución sevillana. Dedicado desde sus más cortos años a la propaganda intensa del "sport", en él descansaba y él era el propulsor entusiasta de las más variadas iniciativas. Predicando con el ejemplo, no se detenía en obstáculos de ningún género; fiel a su convencimiento de que la salvación de España estaba en la vigorización de la raza, fue el alma mater del fútbol sevillano y el más experto y constante cultivador de todos los ejercicios de educación física. Ha muerto cuando todo le sonreía: su juventud, su fornida naturaleza, sus envidiables condiciones de carácter, su jovialidad peculiar, que despertaba en todas partes simpatías."

Con la muerte de Paco Alba se marchó el último de los regeneracionistas, llevándose el espíritu con que los padres del sevillismo engendraron nuestro club.

13 comentarios:

  1. Por lo expuesto, por muchas cosas más y porque así se decidió en un acuerdo asambleario;
    ¡MONUMENTO A PACO ALBA YA!

    ResponderEliminar
  2. Gran post,si señor, aunque esa frase final de "fiel a su convencimiento de que la salvación de España estaba en la vigorización de la raza" me ha sonado regular nada más...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Gracias D. Antonio, todo llegará. Perseveremos.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Tántalo, a esa frase que Vd. dice no hay que darle segundas intenciones. Ésa era la terminología que se utilizaba para expresar la necesidad de mejorar la salud del ser humana. Entiéndase raza sin connotaciones racistas ni de limpieza étnica. Se trataba de introducir la educación física para hacer mejores hombres, mejores personas, física e intelectualmente. En Sevilla, en España y en Europa. Es el mismo leiv motiv del olimpismo, el mismo mensaje de Pierre de Coubertain.

    ResponderEliminar
  5. Saludos.

    Apoyo totalmente la moción de Ayer y Hoy, amigo Tántalo.

    En el contexto histórico donde se pronuncia la frase, tenía un gran valor. No podemos usar referencias contemporáneas porque yerraremos.

    Pensemos, solamente, en el bajo nivel general físico e intelectual y apostemos por éstos destacados sociales que pretenden, contra toda la tradición anterior donde los poderosos vivían sin que les importara un higo los demás, elevar el nivel de los ciudadanos Y sin que cuna o fortuna importaran.

    Aquí -en el deporte-, como dijo Gallegos, cabemos todos.

    Grandísima entrada, Don Enrique.

    Y me sumo al clamor del Voladizo: MONUMENTO A PACO ALBA ¡YA!

    ResponderEliminar
  6. Gracias querido Maestro, y por gentileza del gran Cornelio, os dejo la cita de Rubén Darío que viene al pelo:

    SALUTACION DEL OPTIMISTA

    Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda,
    espíritus fraternos, luminosas almas, ¡salve!
    Porque llega el momento en que habrán de cantar nuevos himnos
    lenguas de gloria. Un vasto rumor llena los ámbitos;
    mágicas ondas de vida van renaciendo de pronto;
    retrocede el olvido, retrocede engañada la muerte,
    se anuncia un reino nuevo, feliz sibila sueña,
    y en la caja pandórica de que tantas desgracias surgieron
    encontramos de súbito, talismánica, pura, riente,
    cual pudiera decirla en sus versos Virgilio divino,
    la divina reina de luz, ¡la celeste Esperanza! ...

    ResponderEliminar
  7. Tántalo, es que hablaban así y hay que sumergirse en esa época para comprenderlo.

    El regeneracionista pretendía formar un "hombre nuevo" a través del deporte, haciendo posible un hombre sano, vigoroso y con ideas para levantar una España sumida en la pobreza y anquilosada por los últimos acontecimientos de la pérdida de las últimas colonias. Estas ideas venían de Europa como una bocanada de aire fresco a este esperpento de España de la hambruna. Los sevillistas pioneros venían con estas ideas por sus estudios en Europa.

    En casi todos los periódicos de la época vemos artículos que nos hablan de "Raza" y de su "vigorización" y no por ello eran entendidas como hoy,sino todo lo contrario.

    Hoy no son "entendibles" pero en aquella epoca eran lo más.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el aclarado, D. Carlos. Fascinante eso de sumergirse en la historia y ponerse en situación.

    ResponderEliminar
  9. Completamente de acuerdo. La terminología ha ido variando con los años. Palabras que en su día pudieron ser renovadoras y progresistas hoy suenan retrógradas y anquilosadas. Suerte que tenemos nuestra cohorte de buceadores de la historia para poner cada cosa en su sitio.

    Eso si, cuidado que luego vendran los de siempre a tildar a Paco Alba y a Carlos García de adláteres del nazismo o de algo peor.

    PD: ¡Ariza, pero si paco alba ya tiene un monumento en la caleta! Je, je...

    Me sumo a la propuesta, ahora que el club esta brindando homenajes a nuestra historia, monumento a Paco Alba ya!

    ResponderEliminar
  10. A veces he pensado que a estas magníficas fotografías sólo les falta hablar pero es que ni éso. Con todo lo que aqui nos cuenta D.Enrique y los magníficos comentaristas con que cuenta, casi ni éso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Estupenda semblanza de este gran hombre.

    Impulsor de ese espíritu aglutinante del "sport" de sa Sevilla que miraba al siglo nuevo con esperanza.

    Una esperanza en una genración nueva a través del deporte.

    Ahora, las nuevas teorías nos hablan del sedentarismo de los niños, de se nueva juventud que no se mueve, del misma valor de las personas sin mirar ninguna de sus condiciones... y resulta que eso ya se pregonaba en el Sevilla Footbal club hace más de cien años.

    En cuanto a lo de "la raza" quiero añadir una cosa más. Desgraciadmente, algunas teorías politicas se adueñaron del término. En aquellos años, tenía un significado distinto.

    Basta ver el poema de Rubén Darío expuesto más arriba. Su comienzo:

    "Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda, espíritus fraternos, luminosas almas, ¡salve!"

    Presidiía la entrada de la Exposición del 29. dicha lápida aún se conserva (afortunadamente) en lo que fue una de las entradas de la misma, entre el pabellón de Portugal y lo que hoy es el restaurante "La Raza". También se rotuló una avenida con ese nombre. Era otro contexto y otro significado, más fuerte y "racial" del término.

    ResponderEliminar
  12. Como dice Puerta 15, los comentaristas son magníficos. Don Cornelio es uno de ellos, un pozo de sabiduría que no cesa de regalarnos su ciencia.

    ResponderEliminar
  13. Magnífico artículo

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.