martes, 12 de mayo de 2009

El futuro de Jiménez


Prácticamente desde que Manolo Jiménez se hiciera cargo de la dirección técnica sevillista, se abrieron de par en par las compuertas para el debate sobre la idoneidad del arahalense para ocupar tal puesto.

Al margen de que ello es poco menos que inevitable, habida cuenta la trascendencia y la responsabilidad inherentes a su cometido, el debate, en ocasiones, al menos para quien escribe, ha llegado a rebasar los márgenes de lo razonable, alcanzando incluso a cuestionar, no ya la profesionalidad del todavía inquilino del banquillo nervionense, sino incluso aspectos personales completamente ajenos a su labor, y fuera por tanto de todo orden y lugar.

A nadie pueden sorprender los excesos dialécticos y la visceralidad sin medida en el mundo del fútbol, sobre todo entre nosotros, los aficionados, donde es comprensible, para lo bueno y para lo malo, esa hipérbole en la exteriorización del pensamiento, por imperar muchas veces el corazón y los sentimientos sobre la lógica y la razón.

Ni siquiera asombra a estas alturas, desgraciadamente, encontrar esta especie de “fenómeno ultra” en la crítica, que salvo excepciones contadas, ha tirado por tierra esa presunción de objetividad de la que muchos se vanaglorian, fagocitada por su propia estirpe. Ya que hablamos de fútbol, confieso que estos periodistas que se auto-proclaman independientes se me parecen demasiado a los defensas que levantan el brazo reclamando un fuera de juego que han roto ellos mismos, con su negligencia al quedarse atrás cuando está saliendo la zaga. Cada vez que uno invoca su imparcialidad, estoy convencido de que la está mancillando.

En definitiva, todos conocemos las reglas del juego, incluidos sus protagonistas, pero en el caso de Jiménez, seguramente muchos, a lo mejor me equivoco y quizá tan sólo unos cuantos, podemos convenir que el asedio público sufrido por nuestro entrenador ha sido feroz e incesante. Esto es algo que pueden reconocer incluso sus más acérrimos detractores.

No obstante, si en el Sevilla Fútbol Club actual hay algo que viene marcando la línea del éxito institucional en todos los órdenes es una dirección profesional exigente, salpicada de unas convenientes –y necesarias- gotas de sevillismo. Y esta combinación, más que las personas con nombre y apellidos que actualmente la interpretan, a mí me merece confianza.

En el mundo de la empresa, la evaluación permanente del desempeño de cualquier empleado o profesional, y más si se trata de uno de los más cualificados y de mayor jerarquía dentro del organigrama, no sólo es deseable, sino que es una obligación del Consejo de Administración.

En el Sevilla Fútbol Club no lo es menos, y la valoración del trabajo de Manolo Jiménez, no sólo en sus aspectos cuantitativos (léase, obtención de resultados y cumplimiento de objetivos en las diferentes competiciones), sino también cualitativos (dotes de mando, capacidad de hacer grupo, encaje con la afición, relaciones con la prensa, etc.), es y debe ser fundamental en el marco de la adecuada gestión deportiva, económica y social de la entidad.

En su momento, que está prácticamente a la vuelta de la esquina, las personas competentes (el propio míster, la dirección deportiva, la comisión ejecutiva, el Consejo), con toda la información relevante, interna y externa, con la debida valoración de los atenuantes, eximentes y agravantes del curso, y desbrozando de lo esencial todo aquello que estorbe, deberán tomar una decisión para el futuro.

Sin desdeñar otras, ésta es la evaluación que a mí más me interesa, la única que puede “compendiarlo todo” y situar cada cosa en su sitio, en su adecuado contexto, con la necesaria mesura.

No sé Vds. pero yo confío en la sensatez de nuestros gestores, y lo hago - con todo el respeto y el cariño que le tengo a nuestra masa social, de la que formo parte-, por encima de los pálpitos de la afición, incluidos los míos propios.

7 comentarios:

  1. Fantástica reflexión y muy bien expuesta.

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo.

    Permitidme hacer unas puntualizaciones sobre los aspectos cualitativos:

    - "Dotes de mando" y "Capacidad de hacer grupo". Esas las conocen perfectamente los que están dentro, los que se conocen toda la obra del tranvía de Utrera. La calificación en ese aspecto ya está dada, sea cual sea el resultado de los próximos partidos.

    - "Relaciones con la prensa". Esas, sea el entrenador que sea, será la que la prensa quiera. Algun denostado mientras estaba en nuestro banquillo pasó a ser un héroe desde el mismo momento de la traición.

    - "Encaje con la afición". Salvo algunos que al estilo de la chirigota "lleva treinta años..." y dijo el primer día que Jiménez era malo y no se va a bajar del burro, el resto de la afición sevillista es muy voluble.

    Si nos vamos un par de décadas atrás tendremos a dos de nuestros últimos internacionales paradigmas de la escuela sevillista: Enrique Montero y Francisco.

    Preguntadle a cualquier sevillista por ellos, a ver qué os cuenta.

    Ese es nuestro ayer y hoy permanente, cuando están haciéndose, les sacudimos, si pasa la prueba ese va para futbolista de los buenos, mientras, que se vaya llorando.

    Después todos sacaremos pecho por ellos, por algunos no hubieran jugado el siguiente partido.

    Por eso el "encaje con la afición" no es algo cerrado, el que hoy se va llorando al vestuario, mañana puede salir a hombros. Eso también sabrá medirlo el Consejo.

    Todos confiamos en la sensatez, y estoy seguro que la habrá.

    ResponderEliminar
  3. Corrijo el anterior.

    Cuando lo he leído quiero matizar, parece de mi comentario que sólo hay "Sabelotodos" como los de la chirigota y "volubles".

    Me expresado mal, esos son dos de los tipos, luego existe una mayoría con criterio propio.

    Pido disculpas al que haya tenido que verse reflejado en uno o en otro grupo, ya que no le daba más alternativas.

    ResponderEliminar
  4. Saludos.

    Con vuestro permiso, me gustaría hacer mi pequeña aportación:

    La afición: todo lo que no sea ganar y ganar es objeto de debate intenso, crítico. Después de cinco títulos y como aventuré en su momento, nadie, insisto, NADIE que no hubiera seguido el ritmo de triunfos, hubiese unido a TODA la afición.

    Estábamos con el manchego hasta que la "cagó". Y tuvo partidos buenos y malos. Pero nos dejó cinco títulos y eso lo perdonaba todo.

    Los medios, para nuestra desgracia, son dirigidos desde otra capital. Y nunca, insisto de nuevo, NUNCA harán una defensa a ultranza de los equipos, LOS equipos de la ciudad y los usan para enfrentarnos y dividirnos en beneficio de terceros.

    El Sevilla de los últimos años es un claro candidato, por encima de los demás, a convertirse en el tercero en discordia. Y eso no gusta más arriba de Despeñaperros, donde se controlan los medios.

    A pesar del acoso "salvaje" al entrenador, siempre he pensado que lo tiene que llevar en el salario. Y mientras más arriba, mas crudamente va a ser cuestionado.

    Los excesos, del tipo que sean, solo tienen valor si nosotros, los demás, se lo damos.

    Y a pesar de todo, de que, incluso, se me malinterprete, a mí me gusta el fútbol, me encanta el fútbol, soy un apasionado del fútbol arte y el Sevilla, en muchas fases de su Historia, ha creado arte, magia, sobre el césped.

    Y es una cruda realidad, muy dolorosa para mí, que se "vendan" logros a costa de la apasionanate estética de éste deporte. Y más aún cuando hemos creado una forma de hacer fútbol: la Escuela Sevillista.

    En la tierra que más arte ha aportado a la Cultura de éste país, tecnificar, robotizar, automatizar, monetizar.. el fútbol, me hiere en mi sensibilidad futbolera.

    Sobre todo cuando hemos visto que se logran triunfos haciendo fútbol angelical.

    Respecto de lo que algunos sevillistas opinen de otros sevillistas, usando palabras y expresiones fuera de lugar, solo nos dará la medida de sus capacidades como PERSONAS.

    Gracias.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  5. mi humilde opinión,digo humilde porque despues de leeros a vosotros yo quedo un poco atras en mi expresión escrita,que no por ello voy a dejar de opinar y estar entre mis hermanos sevillistas como lo sois vosotros,como os decia mi opinión a este respecto es que manolo entró en un vestuario en un momento muy dificil y complicado,tenia desde luego un formula 1 en sus manos,puesto a punto y claro no todo el mundo es piloto de formula 1 a las primeras de cambio,luego el debate de marras,debate ¿porque? pues por la sencilla razón que entró un sevillista de toda la vida en el banquillo y entre todos la matamos y ella sola se murió,unos porque abiertamente dicen no me gusta manolo y punto,otros como verdaderos hermanos y amigos argumentan con verdaderos post que para mi son obras de arte y otros porque en su sevillismo no conciben criticas a los nuestros sean de donde sean y sean con argumentos o sin ellos,este es el debate,pero no debate en si,esto es sevillismo a todas las escalas intelectuales y sentimentales de cada uno,si de algo estoy orgulloso es de tener a una afición tan plural como la nuestra,no hay nada mas que darse una vuelta por internet y ver la cantidad de blogs sevillistas de todas las formas y expresiones,en lo que siempre estaremos todos de acuerdo es en viva el sevilla hasta la muerte,un abrazo hermanos sevillistas todos.

    ResponderEliminar
  6. Con estos maravillosos comentarios, el post queda muy, muy atrás. Para mí, prácticamente todas las opiniones son válidas, sobre todo las de la afición. Pero aunque la "voz de la grada" debe tenerse en cuenta, nunca los aficionados manejamos todos los datos necesarios para decidir. Cuanta más información se tiene, más probable es acertar. Es algo parecido a la mecánica de trabajo de Monchi. Si recopilas mucha información, la procesas, y la pasas por el tamiz del Consejo, donde se aunan grandes profesionales con grandes sevillistas (en esta vertiente, son también afición), el grado de acierto será mayor. Y creo que nos han dado muestras para la confianza. En cuanto al juego del equipo, es algo que merece muchísimo análisis, quizás un post específico. Comparto con Ariza que no debe desdeñarse, sino cultivarse, el "jogo bonito", del que en muchas fases de nuestra historia hemos hecho escuela, aunque lamentablemente, con escaso bagaje en forma de títulos. Me gusta el juego estéticamente atractivo, creo que como a todos, pero prefiero el buen fútbol, en el sentido de que los jugadores hagan bien su trabajo desde el punto de vista físico, técnico y táctico. Solo así, por encima del estilo, podremos repetir laureles. En cuanto al examen a Jiménez, solo añadir que, en mi opinión, debería pesar mucho, muchísimo, lo sucedido en la Copa del Rey, porque una semifinal copera contra un equipo sensiblemente inferior, no se te puede escapar. Históricamente, cuando hemos disputado partidos de este tipo contra rivales un escalón (o más) por encima de nosotros, hemos caido sin piedad. Y si bien es verdad que las inclemencias climatológicas en la ida tuvieron decisiva influencia, el partido de vuelta, en cuanto a planteamiento, elección de titulares, actitud de los jugadores e incapacidad de reacción ante la adveresidad, merece un serio y detenido análisis. Para mí, es lo que marca la temporada. El posible -Dios lo quiera- tercer puesto liguero, no puede limpiarlo todo, aunque no descartaría que con la tercera plaza en la mano, sea el míster quien diga no sigo.

    ResponderEliminar
  7. El principal y único objetivo marcado a principio de temporada era conseguir plaza que dieran derecho a disputar liga de campeones. Y competir en las otras dos competiciones ( en uefa no, pero en copa llegar a semifinales si es competirla)
    Para algunos es inaceptable que el Athletic no metiera 3 goles en media hora, al Athetic ( que nos triplica en número de títulos y casi en el histórico de la liga le metieron ayer 3 goles en 9 minutos despues de llevar ventaja en una final......pero claro Caparros , una vez que se fue pasa a considerarse un cuasi mito ahora hay unanimidad, como si no nos acordásemos que también tenía detractores en la afición. Se puede argumentar que fue un barca poderosísimo ( es mismo que nos goleó en el Camp nou, pero entonces no sirvió ese argumento). En fin como dice la sevillana:
    Nada es verdad, ni mentira , todo es segun el color del cristal con que se mira.
    A Dios gracias los profesionales y técnicos de esto son mas fríos y analíticos que nosotros y en nuestras vitrinas está la prueba de ello.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.