martes, 21 de junio de 2011

Isaac García Gil, ángel de la guarda sevillista

Don Isaac García Gil

“Cualquier tiempo pasado fue mejor”, así reza un dicho que, hoy día, desde luego, no es predicable del Sevilla Fútbol Club contemporáneo, ni en lo deportivo ni en lo económico.

Aunque muchos quieren tildar al Club blanco como equipo de los ricos, de los señoritos, de la gente pudiente, lo cierto es que siempre, siempre, ha acogido en su seno a personas de toda clase y extracción social.

“Todos los hombres de cualquier condición social, ideas políticas y religiosas, tendrán aquí cabida …”

Palabras del primer presidente, José Luis Gallegos Arnosa.

José Luis Gallegos Arnosa
“Fomentar el desarrollo físico de la juventud”, según rezaban los estatutos originarios de la entidad.


No hay mejor prueba de lo que decimos que las etapas de absoluta ruina económica que ha vivido nuestro Club, dos de ellas, marcadas decisivamente por inversiones propias en infraestructuras, a comienzos de los años treinta, y a partir de los sesenta, en el siglo pasado, con los traslados al viejo Nervión, primero, y al Ramón Sánchez-Pizjuán, después; y una tercera, originada por los despropósitos en el manejo de la financiación multimillonaria de las televisiones, que atrajo a tanto pirata y a tanto desvergonzado a este mundo loco del balón redondo.

Hablamos de aquellos tiempos pretéritos en los que el socio pagaba por jugar, por utilizar el campo de deportes del Prado, y en los que había que ir de casa en casa buscando su aportación para mantener el Club. Tiempos en que el cargo más ingrato en la junta directiva era ser Tesorero, de una inexistente tesorería.

Declaraciones de Jorge Graells Miró (1941)

Tiempos en que el socio, por simple amor a unos colores, contribuía en la medida de sus necesidades para engrandecer a su Club.


Otros no pueden decir lo mismo.

No hace tanto algunos a los que nos pesan los años vimos cómo la afición se volcaba en homenajes para recaudar fondos a favor de futbolistas que se retiraban; vimos también cómo se organizaban filas cero para cerrar el estadio o fichar a un campeón mundialista; vimos cómo se suscribió íntegramente el capital social que la Ley del Deporte impuso al transformarnos en SAD.


Hoy día vemos también cómo pese a la brutal crisis económica que nos azota, miles de familias se sacrifican por mantener unos abonos que crecen a ritmo de machamartillo a la par que se agiganta la ruina doméstica.

En fin, que eso de contribuir a fondo perdido por la causa blanquirroja viene de largo … y sigue de corto.

Estamos acostumbrados a no recibir ayudas públicas, sólo si les toca a todos, y entonces no tienen más remedio que darnos algo (léase, Plan de Saneamiento).

A finales de los años 20, las autoridades locales, los representantes de “toda Sevilla”, nos echaron del Reina Victoria y nos negaron asilo en el recinto municipal de Heliópolis, vacío y en desuso, para luego, tan sólo unos años después, regalárselo a otros.


Ni siquiera puede tacharse de ayuda la recalificación de los aledaños de Nervión, al fin y al cabo, fue una permuta por suelo de propiedad sevillista, pagado por el sevillismo, en una zona cuyo valor hoy es mucho mayor que el considerado en su tiempo tras su impacto comercial, sin que esa plusvalía haya repercutido positivamente en las arcas de nuestro Club.

A otros, sin embargo, les regalan valores urbanísticos sobre terrenos municipales, una expropiación en toda regla perpetrada por ese personajillo de poca monta, el tal Emilio Carrillo, en connivencia con la Alcaldía, a todos los ciudadanos sevillistas de Sevilla.

Así las cosas, hartos del ninguneo de los demás, o más bien orgulloso de su propia autonomía, no puede extrañarnos que en los mismísimos estatutos del Club decano se contemplase una categoría especial de Socios, muy significativa, quizás incluso sin precedentes.

Los Socios Protectores, algo así como los ángeles de la guarda sevillistas.


La contabilidad histórica del Club hispalense así lo recogía. Veamos algunos ejemplos.

Aquí, unos cuantos poniendo dinero (hay más, pero rebasaríamos este espacio).


Relación de Contribuyentes al Sevilla F.C. (1944)
Y aquí, avalando créditos.


Comfort letter de Directivos del Sevilla F.C. (1946) que sirvió,
 entre otros menesteres, para pagar al Real Betis Balompié,
el traspaso de Francisco Antúnez Espada
Hoy vengo a hablarles de uno de estos guardianes. De uno que figura en esas listas y documentos.

Don Isaac García Gil.

Nacido el 3 de junio de 1892, justamente cuando nuestro Sevilla daba sus primeros pasos, en un pueblecito de Logroño, y fallecido el 8 de octubre de 1986, a los 94 años, casi casi centenario.

Muy pronto lo encontramos participando activamente en la vida de nuestro Club, primero fundando la más antigua peña futbolística del país, llamada precisamente Peña Sevillista, que se ubicaba en los altos del American Bar, en la calle general Polavieja, en pleno centro de la capital. De esta peña ya hablamos aquí.

Carnet de socio de la Peña Sevillista

Después ingresa en la directiva del Club, en la que llega a ser Tesorero, en los difíciles tiempos de la posguerra. Es conocida su participación, tangencial, en el caso Antúnez, pues su condición de responsable de las cuentas sevillistas hizo que estuviera presente en las negociaciones con los directivos del eterno rival que determinaron el reingreso del futbolista en nuestras filas. Por ello, también, le fue tomada declaración en el marco de la instrucción cursada por la Federación Española de Fútbol para resolver el asunto, junto a todos los demás implicados.

El 7 de abril de 1946, precisamente cuando se estaba gestando en Madrid el complot entre los gerifaltes verdiblancos y el general Moscardó por el que los primeros pretendían se arrebatase al Sevilla el título de Liga, Isaac García Gil aparece en la ceremonia de entrega de trofeos en Nervión a los campeones.

D. Isaac García Gil, a la derecha, con sombrero en la mano

Una semana atrás había estado en Las Corts, sufriendo y disfrutando con el equipo en la tarde de su más grande hazaña deportiva de todos los tiempos.

Entrada a Las Corts (31 de Marzo de 1946)
Figura ente los Socios Protectores dignificados por el Club, según certifica el siguiente documento.

Título de Socio Protector entregado por el Sevilla F.C.
 a Don Isaac García Gil

Y hoy su memoria sigue estando presente, no gracias a este humilde blog, sino a su nieto Isaac, y a su hijo, también Isaac, que han mantenido y mantienen la cadena de sangre sevillista a lo largo de tres centurias, como la misma vida de nuestro Club.

Tengo el honor de comunicarme por mail con su nieto, que amablemente me ha hecho llegar auténticas maravillas, documentos preciosos, relativos al pasado sevillista de su abuelo, que iremos publicando poco a poco.

Muchos de ellos ponen los vellos de punta, hacen saltar lágrimas.

Tache, Bracero, Campanal, Euskalduna y otros jugadores
celebran el triunfo en Vallecas que determina el ascenso del Sevilla
a Primera División (1934)  

Me permito transcribir unas pequeñas líneas de uno de los correos recibidos de Isaac nieto, hablan mejor de lo que yo pueda expresar, cuál es la autenticidad de su sevillismo:

“Mañana dia 3 de Junio es San Isaac, mi santo, el de mi padre y el de mi abuelo. Pero además mi abuelo cumpliría 119 años (por aquella tradición de poner el nombre del Santo correspondiente al dia en que se nacía). Seguro que estará en una de las primeras filas del 3er anillo feliz de ver cómo más que nunca la llama Sevillista está viva, y por lo que veo, sois/somos muchos los que no la dejaremos que se apague jamás. Gracias.”

Gracias a ti Isaac, a tu padre y a tu abuelo.

Gracias a todos los ángeles de la guarda sevillistas.

Nota final.- Mi agradecimiento a Isaac García Salces, por proporcionarme y permitirme publicar estos documentos (y algunos otros que iremos compartiendo), más aún en las actuales circunstancias que tú y yo sabemos. Un fuerte abrazo y adelante.

12 comentarios:

  1. Gracias don Isaac García, en sus tres generaciones.

    Emocionate relato, ver como gracias a los sevillistas de siempre podemos tener hoy lo que tenemos.

    Gracias por compartir estas maravillas con nosotros.

    Enhorabuena.

    Y a don Enrique qué le voy a decir, si cuando no tiene buen paño hace cosas de lujo, con esta pedrería en las manos, deja obras de arte.

    ResponderEliminar
  2. Los pelos como escarpias. Probablemente sin estos Ángeles de la Guarda el Sevilla FC no hubiese llegado hasta aquí, ni la gloria de la que disfrutamos y de la que nos entimos orgullosos.

    Todo un ejemplo para el sevillismo que debería conocer todo esto, además con la delicadeza con que lo cuentas.

    Hago mención en twitter y Facebook.

    ResponderEliminar
  3. Después de leer este relato, porque este texto supera la categoría de un post cualquiera,a uno se le llena el alma de banderas blancas y rojas, de una emoción indescriptible y sublime.
    Felicidades a todos los Isaac de esta familia de sevillistas que han contribuido tanto a que nuestra bendita Sociedad haya perdurado en el tiempo con el orgullo de siempre.
    La historia del Eterno Campeón de Andalucia está escrita con gotas de sangre y sudor de sevillistas que como Isaac lo dieron todo por el amor a unos colores.
    Eso si que es estar verdaderamente loco.
    Por Isaac, su hijo y su nieto, permítanme que grite a los cuatro vientos:
    ¡¡¡ V I V A E L S E V I L L A !!!

    ResponderEliminar
  4. Don Enrique, maravillosa historia. Cuánto tenemos que aprender los sevillistas de hoy que no damos importancia a nuestro pasado ni a los hombres que labraron y construyeron la historia y la grandeza del gran equipo del Sur de España.
    Hoy somos lo que somos gracias a ellos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Como siempre que usted amigo mio, escribe es para quitarse el sombrero tal y como el Sr García en la foto.
    Aplausos para usted y mi eterno agradecimiento al nieto de Isaac por compartir estos documentos y a usted por darlos a conocer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias a Isaac y a otros muchos que como él demostraron que sí "estaban locos de verdad" por el Sevilla FC.

    Gracias a todos ellos hoy formamos parte del sentimiento más lindo del mundo.
    Eso sí que es locura, eso sí que es sentimiento, eso sí que es amor por unos colores...

    Para que luego tengamos que escuchar milongas, milongas y más milongas.

    Gracias por este maravilloso post.
    Y que aprendan algunos.
    Saludos.

    PD: Te recuerdo que me pusiste los dientes largos con Ismael Rubio y todavía estoy esperando...
    Y no sólo espero yo, te lo aseguro.

    ResponderEliminar
  7. Saludos.

    Gracias, D. Enrique. Gracias.

    Y le pido que, por favor, envíe un abrazo inmenso a D. Isaac, hijo de Isaac y nieto de Isaac, por permitirnos ensanchar aún más nuestros corazones blancos y rojos.

    Un día, cualquier dia, podremos mostrar tantísimo pasado y de tanta altura.

    Gracias, D. Enrique. Me siento muy orgulloso de ser amigo tuyo.

    Cuidaros.

    ResponderEliminar
  8. Enorme...

    Gracias Jose Enrique por dejar volar tu pluma con tanta pasión sevillista, pero sobre todo GRACIAS a Isaac. A los tres.

    Al nieto por darnos la posibilidad de disfrutar es estos tesoros.

    Al padre por guardarlos e inculcar el sevillismo heredado a su hijo.

    Al abuelo...

    Que decir de Isaac García Gil después de lo leido.

    Ellos si que fueron y son GUARDIANES DE LA MEMORIA.

    GRACIAS A TODOS.

    ResponderEliminar
  9. Magnífico post, gracias por sacarlo a la luz, y gracias a la familia por guardar estas joyas durante décadas.

    PD: ¿Que es lo de socio protector?¿sigue existiendo esa distinción?

    ResponderEliminar
  10. Magnífico post.... una vez más

    Un ejemplo más de que la gran historia de nuestro Club también está formada por muchas pequeñas historias de cada uno de esos sevillistas que un día tuvieron la suficiente sensibilidad para conservar pequeños detalles del presente, para que el día de mañana, formaran parte de la historia "futura".

    Gracias a a toda la familia García Gil por permitirnos compartir estas joyas.

    ResponderEliminar
  11. Post elegido como uno de los tres mejores posts publicados en la blogosfera sevillista durante la pasada semana.
    Felicidades.

    Un cordial saludo.
    Blogosfera Sevilla FC.

    ResponderEliminar
  12. Con gran alegría leo este blog, donde mi abuelo Isaac García Gil, aparece como uno de los Ángeles de la Guardia Sevillista.
    Me alegra, que mi primo Isaac, quién tuvo la suerte de beneficiarse de todo ese legado familiar haya tenido a bien, compartirlo con el sevillismo. La memoria no se olvida cuando es compartida, mi abuelo Isaac, es parte de esa memoria de la história del sevillismo, como lo es de sus hijos y nietos.

    Aurora García Rivas

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.