miércoles, 4 de marzo de 2009

Un equipo sin alma


Contra un equipo enchufado.

Esta es la sensación que me ha quedado hoy, una de las noches más tristes de mi vida sevillista.

Y me he acordado de una anécdota de Vicente Cantatore. El veterano técnico chileno, en una reunión privada, planteaba una hipótesis de dos jugadores, uno de perfil técnico y otro físico, situados frente a frente y a la misma distancia de un balón, y preguntaba cuál de los dos llegaría antes y se lo llevaría. La mayoría de los presentes decíamos que el jugador de perfil físico. Cantatore decía que llegaría el jugador que pusiera más afán en llevárselo, el que quisiera apoderarse de él.

Hoy el Athletic de Bilbao ha querido más que nosotros ganar el partido y jugar la final, y siendo infinitamente inferior al Sevilla futbolísticamente hablando, ha jugado a la perfección sus bazas y ha salido victorioso.

Ha sido el triunfo de la convicción frente a la frialdad y la desidia, y esto es lo que más me entristece.

Cuando no sólo te duele la derrota sino también la manera en que se ha producido, es difícil sentirse orgulloso y más difícil aún levantarse.

En mis planes entraba pasarlo mal, incluso salir eliminados, porque en fútbol no puede despreciarse a ningún rival, pero no pensaba que pasaríamos por San Mamés como un espíritu errante.

Miedo me da cómo va a repercutir este fracaso en todos los estamentos del club. Y no me cabe duda del fusilamiento orquestado contra las víctimas propiciatorias del desastre.

Ciertamente había sido meritorio nuestro trayecto hasta las semifinales, también es cierto que la lluvia nos jugó una mala pasada en la ida, pero el debe que nos deja el partido de esta noche es demasiado grande como para pasar de puntillas por el mismo.

Es necesario analizar lo sucedido con frialdad, pero sin miramientos.

El golpe recibido ha sido brutal y no debe repetirse.

Miles de ilusiones rotas, cuando más cerca y seguros estábamos de jugar una nueva final.

No podemos consolarnos con la grandeza recientemente disfrutada.

Lo siento, no puedo continuar, estoy hundido, el estómago se me retuerce en puro reflejo de mi alma.

Se que amanece, siempre amanece.

Pero hoy necesito asimilar el dolor.

8 comentarios:

  1. hola...

    es la primera vez que me paso por aquí y me gusta mucho...

    pásate por mi blog y dime si te interesaría un intercambio de links..

    Un equipo sin alma...si si, juego horrible!
    Lamentável!

    http://luisfabiano-matador.blogspot.com

    un saludo
    =D

    ResponderEliminar
  2. Ahora más que nunca. . . Sevilla Fútbol Club. . ., ahora más que nunca Sevilla Fútbol Club, lo, lo, lo, lo.. . .

    Manolo Galán

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida. Ya estás incluida en mi lista de blogs. Y te confieso mi admiración total por Luis Fabiano. Yo era de esos pocos que lo defendía cuando no le iban bien las cosas en sus primeras temporadas en Sevilla. Siempre me ha gustado. Tiene unas cualidades espectaculares.

    ResponderEliminar
  4. se puede perder de muchas maneras pero hemos escogido la peor ´la que mas daño hace a todo el sevillismo.siempre nos dicen que tenemos que saber de donde venimos pero para tener un equipo grande no podemos tener el pensamiento anclado en el pasado porque no nos dejaria progresar.viva el sevilla

    ResponderEliminar
  5. No se vosotros pero a mi el Sevilla de ayer me trajo a la mente fantasmas del pasado. Parecía un partido de hace treinta años, del Bilbao de Dani, Carlos, Argote y compañía, contra el Sevilla de Olsen o Carriega.

    ResponderEliminar
  6. Ahora sólo cabe levantarnos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo. Y para eso acabo de subir un post muy personal, que me ha ayudado a venirme arriba.
    Adelante.

    ResponderEliminar
  8. Solo desearte animos. No pude ir a Bilbao y tampoco pude verlo en Tv. Lo acabo de ver, si de ver.Porque toda mi gente me dijo que no.Pero tenía que ver lo sucedido. Y te digo que el atletic, le echo muchisimas ganas y el ambiente creado fue increible, como dice su compañero Ramón Yufera. Yo tambien vi TV Euskadi y su presentador llevaba la bufanda puesta, eso no lo veremos nunca aquí. Pero hablando del partido, creo que al Bilbao le salio el partido soñado y el Sevilla no tuvo esa suerte, desde el partido de ida.
    Estare siempre con mi equipo, y deseando de que llegue el domingo para volverlo a ver, animar y apoyar. Anímo que el título más grande es ser Sevillista.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.