miércoles, 18 de marzo de 2009

El Mesías de Mali


Vino a Sevilla para inaugurar un tiempo nuevo.

Un nuevo curso, un distinto devenir, pleno, gozoso, rotundo, afirmativo.

El fin de un sino sin fin. El anuncio de un tránsito ya fenecido.

El triunfo de la blanca luz sobre las verdes tinieblas.

La transmutación y el rompimiento de gloria.

Frederik Kanouté, el Mesías de Mali.

Sereno, recóndito, inaccesible.

Rodeado de un aura de misticismo reservada sólo a las grandes personalidades.

Ese halo que algunos, los de siempre, quisieron interpretar, torpemente, como mera inhibición.

Antiguo pastor en tierra extraña, vino a predicar su doctrina sobre la hierba, cada domingo, en el templo sacro de Nervión.

Una doctrina de fútbol puro, perfecta eficacia y plástica inigualable.

La expresión carnal de la elegancia, la sincronía, el trapío, la ingravidez …

Dones de un futbolista completo, un atleta intemporal.

La economía en el esfuerzo, la solidaridad en el campo.

El canon armonioso, siempre el “tempo” adecuado.

En cada salto, en cada control, en cada giro, en cada remate.

La pieza que nos faltaba en un puzle de ensueño, con Andrés, Javi, Antonio, Pep, Enzo, David, Jesús, Julien, Drago … y los brasileños.

Los héroes verdaderos de aquel centenario.
Todo cambió desde entonces.

Él y nosotros.

La historia es la de siempre, pero no es ya la misma.

Un nuevo evangelio alumbra, aquí y ahora, el alma única de todos los sevillistas.

Nuestro particular advenimiento.

La paz interior que nos trajo este futbolista gigante, capaz de transformar la inercia de largos años de ausencia en presencia cierta, real y tangible.

Y también un ser humano consciente, comprometido, que nos enseña que el mundo se puede cambiar.

Dentro y fuera del campo.

Que nos lo pregunten, si no, a los que profesamos la fe blanquirroja.

Podemos decir “hemos visto”.

Podemos afirmar “creo”.

1 comentario:

  1. Saludos.

    Porque es mejor persona que futbolista y es por ello que me enorgullezco de que pertenezca, de pleno derecho, a la Historia de mi Club.

    Estas personas nos hacen Grandes de verdad.

    Cuidaros.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.