domingo, 15 de febrero de 2009

Justo y necesario


El triunfo de hoy es de esos que, conforme al argot periodístico, reportan más de tres puntos.

Sumamos en una jornada importante donde nuestros más directos competidores -Valencia, Villarreal y Atlético de Madrid- sólo han empatado (de hecho, no ha ganado ninguno de los equipos situados entre el puesto 4º y 12º de la tabla), con lo que seguimos administrando, aun con los lógicos vaivenes que siempre te reserva la competición, una ventaja nada desdeñable, que nos permite alimentar nuestras aspiraciones de Liga de Campeones.

Y además, rompemos la mala racha de tres derrotas consecutivas, pese a las numerosas bajas, recuperando la confianza, y devolviendo las aguas a su cauce antes de que tanto buitre como anda por ahí suelto agarrase el bocado con que rellenar de bilis la semana que empieza.

Esta tarde en Montjuic, el Sevilla ha ganado y el Español ha perdido.

O mejor dicho, el partido lo ha ganado Jiménez y lo ha perdido Pochetino.

Me explico.

Nuestra victoria ha sida justa y merecida porque hemos sido mejor que el Español de cabo a rabo, salvo esporádicos coletazos de raza de los “periquitos”, sin duda alguna muy presionados por su angustiosa situación clasificatoria.

También hemos tenido atrás la pizca de fortuna que nos había faltado en otros encuentros, sobre todo en la oportunidad de Coro, increíblemente salvada por David Prieto (y que, por cierto, no debió computarse, por la falta previa de Iván Alonso a Palop).

En la primera parte, no obstante, hemos pecado de un mal antiguo, y ciertamente preocupante, la falta de claridad en el último tercio del campo. Nuestros ataques apenas si se han producido en superioridad numérica, por la raquítica aportación de los laterales. Kanouté quería estar en todas partes, y casi no estaba en ninguna, y hemos desperdiciado demasiadas salidas a la contra al inicio de la transición. Para mí, el mejor de los nuestros en este periodo fue Romaric, seguido de Capel y Renato. El resto ha rayado a un nivel aceptable, aunque Fazio se hiciera merecedor a alguna que otra reprimenda, por esa costumbre suya tan arriesgada de conducir demasiado el esférico en zonas de alta tensión. Cada equipo ha tenido un par de ocasiones, pero el control del partido ha sido mayoritariamente sevillista.

El descanso ha sido clave, porque las decisiones de los técnicos han condicionado de forma determinante el resultado final.

Mientras Jiménez mandaba a los suyos que adelantasen la línea defensiva, metiendo más hombres en campo del Español y sumando más efectivos desde las alas para percutir sobre el área de Kameni, Pochetino repetía el mismo error que Valverde en la final de Glasgow, y con idéntico castigo, sacando a De la Peña por Román, y manteniendo en el campo al tarjeteado Lola. Los locales no sólo perdieron rigor táctico, sino también al medio de cierre serbio, dilapidando cualquier posibilidad de hacerse con el partido.

Ya antes de la expulsión, el Sevilla había tenido durante quince minutos contra las cuerdas al Español (con la excepción aislada de la ocasión malograda por Coro antes mencionada), disparándose a su favor la posesión de balón, y las ocasiones de gol.

Luego, en superioridad, y con la salida de un magnífico Adriano, los goles, aunque tarde, acabaron cayendo de nuestro lado. Jesús Navas y Kanouté, como en tantas y tantas ocasiones (sin ir más lejos, Glasgow), elaboraron y ejecutaron las dos jugadas gemelas de los goles. Antes, Renato y Romaric habían estrellado en los postes nuestras mejores opciones.

Feliz debut de Perotti y José Carlos.

En definitiva, necesitábamos la victoria y la hemos conseguido. Misión cumplida.

Seguimos arriba y es de esperar que, sin compromisos intersemanales y con la recuperación progresiva de los lesionados, el equipo vaya ganando frescura y con ello lucidez.

Así sea.

3 comentarios:

  1. Así será.
    No lo dude amigo mio.
    Un saludo y enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy segura que en esta segunda vuelta , cuando se vayan recuperando los jugadores, vamos a empezar a jugar como sabemos, y que no se confien los Madridistas que la segunda plaza es nuestra. Saludos sevillista

    ResponderEliminar
  3. Gracias. Estamos situados de manera inmejorable y con posibilidades de meternos en la final de Copa. Si encima conseguimos mejorar con la recuperación de los lesionados y con partidos de domingo a domingo, podemos tener un final de temporada excelente. Los que han jugado poco tienen mucho que decir todavía.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.