domingo, 11 de abril de 2010

¡Viva el Sevilla vivo!


Ordenando recortes y recuerdos sevillistas de los muchos que uno conserva, cual Discóbolo cualquiera, he encontrado entre los pliegues de un libro, una página -nº 68- amputada al ABC de Sevilla del Miércoles 30 de agosto de 1995, que seguramente guardaría por lo que me emocionó y porque estábamos haciendo historia, dura, pero Historia al fin y al cabo.

El texto es obra no de ningún periodista o escritor del momento. Está escrito con el corazón de uno de esos grandes sevillistas que se fue al cielo sin haber paladeado las mieles de los éxitos ex Eindhoven. Ni más ni menos que Don Antonio Leal Graciani. El título de la columna lo dice todo. Os animo a la reflexión.



¡VIVA EL SEVILLA VIVO!

Yo estuve allí aquella noche triste. Y éramos pocos para lo que la situación demandaba, intentando con un tirachinas detener al dragón con once cabezas (la "Fiera Pútrida"), que quería devorar a nuestro club.

Rogelio, con su corazón más recto que su espalda; José, viendo desmoronarse su castillo; Felipe, llorando como su hijo de 9 años; "El Cani", gordos sus negros augurios; Rosendo, bálsamo viajero para el patrimonio más importante del club, varado en Chiclana; Manolo, ofreciendo su mente, porque cuerpo no tenía. Los empleados, fieles como sonámbulos. Pepe Álvarez y Manuel Pérez Giráldez...

En pleno marasmo surge Eduardo Romero. El tirachinas lo convierte en un cañón del 15, que toca al dragón. Pide las coordenadas a Del Nido en la distancia, traducidas por Luis Marín sobre el terreno, larga otra andanada que el dragón recibe en el costado... Se detiene, amenazante, siniestro, pero sorprendido de que lo que presumía hecho no va a ser tan fácil.

No hay más que hacer allí. Salgo del estadio y allí me encuentro con el alma del Sevilla, lo que da vida a este club, adolescentes la mayoría, estupefactos todos, clamando venganza la mayoría, llorando todos, porque aunque algunos no lo hicieran con los ojos, todos lloraban con su corazón sevillista.

No hay noche más larga que la que no concede descanso. El magnífico trabajo informativo del "Súper-García" deja las espadas en el aire. No hay reposo, sólo angustia con predominio de manducas negras y porvenir incierto.

Amanece. Cómo no estaré que en mi soledad hasta he fregado cocina. Vuelvo al club. Siguen las masas expectantes. Empiezan a llegar efectivos en la lucha contra la fiera. Rosendo es secretario, mánager, telefonista, receptor de todo lo que, como una ametralladora, retransmite la guapa Mari Carmen: Gobierno Civil, Ayuntamiento, Junta de Andalucía (y hago referencia al señor Rodríguez de la Borbolla, que es pionero de los sevillanos hoy sin color, de los buenos verderones que se adhieren a la lucha).

Fenomenal Bretón. Vibrante Arenas, colaboradora al máximo Rubiales, indignado Don Antonio Calderón. Emprendedor Escobar. Llameante y vengador Cirera. Todos, todos. Toda Sevilla.

Marcho a Chiclana: Sombrerazo para nuestra plantilla de profesionales. Con su porvenir económico-deportivo en el aire no he escuchado ni una nota histérica ni frase altisonante. Se han jugado el físico en cada entrenamiento y partido (una rodilla se rompe en un giro impensado) sin tener nada asegurado. Tranquilo sevillismo que aquí hay hombres.

En Chiclana están los Biris... Señores, punto y aparte. Si antes aludí al alma del Sevilla, ellos desbordan esa vitalidad "hasta la muerte". Jóvenes, incansables, entrañables, guapas las muchísimas chicas que integran esta legión invencible del sevillismo.

Mientras, las peñas movilizan Sevilla y se nota el poder de convocatoria que tiene una causa justa ante un atropello infinito. No se puede apisonar a los "tocados" por Dios cuando intenta hacer el ser perfecto: español, andaluz, sevillano y sevillista.

Miles de ellos se arremolinan en una masa impresionante que clama por un ideal roto de forma brusca, insólita, sorprendente.

Si la decisión del castigo fue una bomba, la respuesta que da Sevilla es de las nucleares, estalla a altos niveles y provoca la mayor crisis de la historia del fútbol español.

Días de angustia por la decisión de un partido que tiene un favorito claro, pero donde puede haber "malaje".

Al final asistimos a la larguísima reconversión de la "Fiera Pútrida" en el "Príncipe Encantado". Todo en su sitio, incómodo pero en su sitio. (Por cierto, señor Lopera: Gracias, muchas gracias por su postura, pero no se equivoque. Tambén había champán y cohetes en esta ocasión si el fallo es al contrario, porque minorías radicales las hay en todas partes).

El sevillismo nunca había sufrido situaciones alarmantemente peligrosas para su supervivencia, pero cuando lo ha sentido en sus entretelas "han salido sevillistas hasta debajo de las piedras". Frase suscrita por Suker.

Y llega el día después. Hay que aspirar a ser un Ave Fénix, que de las cenizas actuales remonte el vuelo hasta la altura que se merece este bendito club que auna tanto sentimiento.

Para ello es preciso hacerlo con garantía. El consejo se ha ido. Bien, han cometido un error y deben pagarlo, pero no olvidemos que estos señores son tan sevillistas como los demás y no se debe condenar al infierno este importante patrimonio del club. El sevillismo tiene que ser generoso, nunca rencoroso. Dejemos pasar su particular purgatorio a estos señores, que siempore serán útiles al Sevilla. No olvidemos que "el mejor médico es el que menos se equivoca".

Ahora vendrán tiempos difíciles a corto plazo y no me refiero al tema económico. Nos pasarán factura por el terremoto que hemos desencadenado. Necesitamos defensa en las alturas. Alianzas con los amigos, diplomacia con los que no lo sean. Hombre con inteligencia, personalidad y vocación de modernos empresarios.

Antena 3 es gratificante haya apostado por nuestro club. sería una gran caja de resonancia y defensa de desagravios.

De todas formas, no hay que olvidar que fue su alma, en forma de afición, la que salvó al club: ¿por qué no hacer una consulta en forma de encuesta entre todo aquel que acredite documentalmente su condición de accionista minoritario o abonado del club? Dos preguntas concretas: 1.ª. ¿Quién es su candidato a presidir el Consejo de Administración del Sevilla F.C.? 2.ª. ¿Le aportaría alguna sugerencia para el bien del club? Me gustaría que hubiera más de 40.000 consultas. (Hay que abonarse señores). Que Dios reparta suerte. Y repito el principio: ¡Viva el Sevilla vivo!

2 comentarios:

  1. Aquello fue muy grande.

    Aquel bofetón inesperado, aquella lucha finalmente ganada, aquel posterior descenso...

    Sin duda nos hizo cambiar en cierta forma nuestra forma de sentir el sevillismo.

    Todos nos volvimos más humildes.

    Ojalá nunca dejemos de serlo.

    ResponderEliminar
  2. yo también guardo ese artículo, como oro en paño.
    Un saludo blanquillo.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.