domingo, 31 de enero de 2010

El sevillismo de Tonono y de la UD Las Palmas


Tonono se fue al cielo...

... y en su chaqueta seguía luciendo, cerca, cerquita del corazón, como desde hacía tres años, el escudo de un equipo de fútbol, el Sevilla Fútbol Club.

Se lo había prometido a su gran amigo Enrique, en una de aquellas largas concentraciones de selección en las que nunca se separaban.

Y Antonio, Tonono, además de un futbolista gigante, era un hombre cabal, de esos que cumplen la palabra dada.

- Hasta que el Sevilla vuelva a Primera, llevaremos este escudo en la solapa ...

Era un pin del Sevilla Fútbol Club, el equipo en que jugaba su querido Enrique Lora, un verdadero clásico del fútbol español al que Tonono admiraba y respetaba.

La amistad, camaradería, entre estos dos fenómenos del balompié hispano comenzó a forjarse en la selección, desde que el defensa canario apadrinase a nuestro centrocampista de las marismas para protegerlo, mimarlo, cuando éste fue llamado por Kubala, y se orquestó aquella campaña mediática que quiso ver en la convocatoria de Enrique un impuesto (de lujo) al seleccionador nacional.

Luego una larga concentración en los pinares de Oromana, preparando aquel decisivo partido eliminatorio contra Rusia, y un verano juntos, en 1973, con la familia, recorriendo Sevilla bajo cuarenta grados durante las vacaciones, acabaron por sellar el vínculo entre estos grandes compañeros. Tonono se había quedado prendado con el rostro de la Esperanza Macarena, cuando pudo contemplarla de cerca, en su camarín, cara a cara.

Por eso, y por algunas otras cosas más, cuando el fútbol quiso llevarse a nuestro Sevilla a los sótanos de la Segunda División, Tonono le dijo a su amigo Enrique que llevaría en la solapa el escudo del Sevilla hasta que éste retornase a la categoría que le correspondía, la de los más grandes del fútbol español.



Mirad lo que decía Enrique de su admirado Tonono:



Aquí tenéis a los tres ases, Tonono, delante de él Enrique Lora y luego, detras de Iríbar, el gran Paco Gallego, saltando al campo para defender a la "roja", en unas imágenes maravillosas, plenas de sabor y nostalgia.

El 9 de junio de 1975, se nos iría Antonio Afonso Moreno, el hombre, y Tonono, el futbolista, víctima de una súbita y letal hepatitis vírica.

Rozaba los treinta y dos años, y aún le quedaban unos cuantos más para seguir dando rienda suelta a ese fútbol de seda, elegante, cadencioso, que le convirtió en el mejor líbero de su época, junto con el kaiser alemán Franz Beckenbauer.




Siempre será recordado como la figura máxima de aquella legendaria Unión Deportiva Las Palmas de los Guedes, Germán, Castellano, etc.

Y como ese perenne internacional con 22 presencias internacionalidades a sus espaldas, batiendo un record aún hoy no igualado por ningún otro jugador canario.

En Sevilla se organizó rápidamene una misa en la Basílica de la Macarena, aquel lugar donde Tonono conoció a la verdadera Madre de Dios, antes de reunirse con ella en su Gloria.

Y asimismo en Sevilla surgió la iniciativa de erigirle un monumento en su Arucas natal.


He aquí el monumento:



Al recordar la figura de Tonono con ocasión de su muerte, contaba Enrique Lora algo realmente impresionante:


Tonono había cumplido su promesa hasta el último aliento de su vida.

14 comentarios:

  1. Este post responde a una pregunta realizada por un lector anónimo en comentario a una anterior entrada. Confío en que lo aquí dicho colme sus espectativas.

    ResponderEliminar
  2. Bonito y entrañable post.
    Mi felicitación una vez más.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Nacho por tu comentario y tu presencia ayer en la Peña Pepe Castro. Hay que seguir persiguiendo lo de Ismael, no lo dejemos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Saludos.

    Como siempre y por siempre, las personas, los corazones grandes.

    Más que emocionante entrada, D. Enrique.

    Y con vuestro permiso, me permito pedirle a nuestros queridos hermanos del Tercer Anillo que le reserven un sitito especial a Tonono.

    Es suyo.

    Gracias.

    Cuidaros.

    P.D. Yo también me sumo a la causa Ismael.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por ilustrarnos Don Enrique.

    Seguimos con gran atención sus exquisiteces y enriquecemos nuestros conocimientos sobre las cosas que ocurrieron en nuestro club y sobre quienes lo habitaron y aportaron sevillismo en su estado más puro.

    ResponderEliminar
  6. Y las Palmas y Sevilla, y la UD. Las Palmas y el Sevilla F.C.
    Dos ciudades, dos pasiones que se parecen mucho más de lo que aparentan.
    Dos escudos con coronas y sin embargo no son reales, son magia pura e irreal.
    Dos ciudades con una fantasía común en su corazón; TRIANA.

    ResponderEliminar
  7. Realmente emocionante.

    Gracias Tonono, si algún día tengo la suerte de volver a Arucas, promete visitar tu monumento y devolverte parte del cariño sevillista.

    ResponderEliminar
  8. SIMPLEMENTE GRACIAS DESDE LA ISLA DE GRAN CANARIA, UN AFICIONADO Y SOCIO DE LA UNION DEPORTIVA LAS PALMAS.
    ARRIBA D'ELLOS!

    ResponderEliminar
  9. Aquí alguien de Arucas, que tras pasar junto a esa estatua miles de veces nunca supo cual era su origen.
    Una vez más, una historia de nuestro entrañable Tonono ha sacado unas lágrimas de mis ojos.

    ResponderEliminar
  10. Creo que el gesto de estos jugadores de Las Palmas deberia ser mas valorado. Pocas veces se ha podido encontrar mejor persona que Tonono. A su funeral fueron varios miles de personas, no por ser futbolista, sino por ser persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy familiar de Tonono y me acuerdo que mi padre me dijo, que a su entierro uno de los primeros en llegar fue Gallego y que tras el féretro iban varios coches llenos de coronas, de todas las que mandaron.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. de verdad gracias por este post tan emotivo de un grancanario de la UD que le vió jugar y que le lloró el día que nos dejó.

    quisiera dejarles este video por aquí
    http://www.youtube.com/watch?v=XI60SGjAJu4

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.