viernes, 13 de noviembre de 2009

Las greguerí@s de Cornelio


Ramón Gómez de la Serna inventó las greguerías, esa peculiar figura literaria resultante de la unión de humorismo y metáfora, que se refleja en una sentencia, normalmente breve, con honda agudeza.

Sin embargo, en su versión internauta, las greguerí@s son obra de mi amigo (si Vd. me lo permite) Cornelio.

Cornelio es uno de esos personajes inextricables con los que de vez en cuando, muy de vez en cuando, uno se topa en la vida.

“Todos los seres humanos somos iguales” (ante Dios y la ley, eso dicen), al menos con una cerveza en la mano, pero les aseguro que nuestro protagonista, si es un ser humano y no un extraterrestre, algo por lo que no estoy dispuesto a poner la mano en el fuego, se sale desde luego de toda norma o canon establecido.

Cornelio no es simplemente un nick, se lo aseguro. Es mucho más.

Cornelio es alter ego de Juan Luis, pero es tal la fuerza de su personalidad, real o artificial, que resulta muy difícil aislarlo fuera de su corpachón sevillano. Quizá sean dos hermanos gemelos.

Dotado de una perspicacia sin límites, y de una inteligencia avanzada que, les aseguro, te obliga a reflexionar a quinta velocidad, Cornelio viene a ser un superhéroe del pueblo que campa por la blogosfera sevillista, y por su back-office, alumbrando rincones con la luz de su ingenio.

Azote de los infieles, experto apretador de clavijas, inestimable defensor del rigor y la Verdad, en casa propia y ajena, documentado, culto, cada una de sus aportaciones, gráficas, musicales y/o literarias, compone una auténtica masterpiece, una delicatessen, que da brillo y fulgor a esos albergues que algunos hemos puesto a su disposición dentro de la red de redes.

Podéis encontrar sus greguerí@s en La Palangana Mecánica, Voladizo de Gol Sur, Algarivo, Columnas Blancas o en esta misma casa, en forma de entradas, así como en los comentarios, no sólo en dichos sitios, sino en cualquier página web sevillista que se menee. Siempre, siempre, cede sus obras “al portador”, sin exigir protagonismo alguno, con lo que demuestra una generosidad intelectual inusual y sin límites.

Domina el mcguffin mejor que el propio Alfred Hitchcock, y como el maestro cinematográfico inglés, reviste de thriller cada uno de sus trabajos, hasta que nos muestra, con asombro infinito para su público, la pieza definitiva en el desenlace final.

Le gusta beber de fuentes originales, y no gasta tiempo en rodeos (salvo con sus amigos). Ni corto ni perezoso dirige su mirada al objetivo en cuestión, sin importarle la altura o el peso de su contrincante, con exquisita educación, pero con descarnada evidencia.

Sólo un pero para este prestidigitador electrónico, la fugacidad de sus apariciones. Sus amigos, me permito considerarme así, necesitamos más, estamos enganchados a la droga dura de sus genialidades, y el sevillismo en general no puede privarse de este anónimo adalid.

Así que, como dice un amigo común, Cornei manifiéstate máaaaaaaaaaaaaas.

Nota.- Muy pronto encontraréis una sección especial en este blog, en la que quedarán recopiladas todas las entradas cedidas por Cornelio para su publicación. Podréis encontrarla a la derecha, bajo el epígrafe “Corneliadas”.

7 comentarios:

  1. Hay días que uno amanece con ganas de comerse el mundo, aunque para que negarlo, soy uno de aquellos que hace tiempo dejó ese ambicioso proyecto para deleitar el paladar con finuras más exquisitas, por ejemplo, con conformarme en darle un bocaito a Triana.
    Y ese matutino deseo de comerse el orbe se desvanece después de leer entradas como ésta.
    La gloria ya la tenemos.
    No necesitamos más, porque la vida consiste en esto, en los pequeños momentos y en los grandes amigos.
    Cornelio, como Platero, es pequeño -por los cohones- peludo, suave, tan blando por dentro que parece todo de algodón, que no lleva huesos...cada jugada suya es la más excelsa escena del arte circense, !más difícil todavía!, aunque mientras mis torpes entendederas siguen pensando como ha subido al trapecio, él ya ha realizado varios triples saltos mortales.
    De vez en cuando, sólo de vez en cuando, uno consigue taparle sus demoledores argumentos con una pequeña capa de nieve, de apenas un centímetro, pero nieve al fin y al cabo, y es el acabose, es como ganar la Champions.
    Y siempre se le espera, porque es de los que te forman un espectáculo en cualquier jugada… en cualquier “CORNE” te forma un “LIO”.
    Sigo opositando para no perder su amistad.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, es un deleite cada texto que se digna dejarnos escrito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí. Ha quedado retratado perfectamente, Enrique. Cornie es en muchas ocasiones el motor de muchos de los post que por aquí se leen y eso que no tiene un blog, tiene cuatro o cinco en los que escribe directamente, o bien a través de alguno de nosotros, pero en todos se ve su mano.

    Yo me peleo con vosotros para sea "adscrito" y "adjunto" a la Palangana, cosa que no aceptáis de buen grado, (sois unos envidiosos):D pero cual Gollum del Señor de los anillos quiero este tesoro para lo mío y así lo reclamo.

    Recuerdo allá por finales de 2007, escribí algo sobre lo que no estaba muy seguro en la Palangana y desde el Foro oficial aportó varias fuentes que no dudé en escribir inmediatamente. Era nada más y nada menos que sobre las palabras de Mariano de Cavia, sus secuelas y su influencia en el mundo de la prensa e investigadores de la época. Entonces empezaba a descubrir algunas cosillas de esto de la historia sevillista que eran muy inéditas y Cornelio creció conmigo, (o yo crecí con él), hasta aquí. Todos crecimos en clave sevilista con el tiempo. Así empezó la colaboración de Cornelio conmigo.

    No tengo más que palabras de agradecimiento, el sevillismo debe agradecerle algunas cosas entre Tranvías dislocados en la línea del tiempo, antepasados de "Whites" varios, generales fascistas que se remueven en sus tumbas por descubrirles sus "aficiones" antisevillistas, abuelitos desmemoriados, Rankings matemáticos insufribles y todo al son de Debussi que suena en nuestras mentes para gloria de nuestro club.

    Incansable, infatigable e incisivo.

    No digo más, no sea que se lo crea demasiado, eso sí, Cornie, (nos debes una cervecita por esto), no nos hagas pensar demasiado con tus acertijos indescifrables y empieza por el principio siempre, há er favó.

    Manifiéstate. :)

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, siento un gran orgullo de formar parte de este equipo de personas, grandes amigos ya, grandes sevillistas, con los que compartir las cosas antiguas de nuestro futbol.

    Muchas gracias a los tres.

    ResponderEliminar
  5. Ya lo dije en la enterior entrada, lo de la tecla fiolosofal, pero hoy viene mejor que el otro día.

    ¡Hay que ver lo que me ha dicho!

    ¡Ni que yo fuera eso!

    Eso sí ha dejado algunas cosas que no me he enterado (soy de francés) pero me figuro que serán buenas y dichas con cariño.

    El Sr. Ramírez me llama burro (Platero, para ser exactos).

    El Sr. Romero me dice "que no me lo crea".

    Menos mal que Puerta 15 no se ha metido conmigo, lo que agradezco.

    Aprovecho y me dirijo colectivamente a ellos para expresarles mi opinión:

    "SOIS UNA PANDILLA DE MAMONES".

    Si los demás queréis saber como funciona esto, como siempre con papales:

    "Los Tres Mosqueteros", que eran cuatro (o los que haga falta, ¿verdad J.M?).

    Gracias. Os debo la cervecita.

    ResponderEliminar
  6. Saludos.

    Pues me habéis dejado porco margen, "amigos".

    Éste tipo tiene la habilidad de hacerme sentir como si un infantil quisiera quitarle el balón a una estrella de Primera.

    Y tiene la pegada de un peso pesado que te va trabajando los costados, lentamente, para que acabes sin aire mucho antes del último asalto, con la boca abierta y escupiendo el protector para ampliar la línea de admisión.

    Cuando crees que te está dando una pista, resulta que juega contigo porque apenas has asimilado lo que dice, ya ha lanzado otras dos, como poco.

    Y te asfixias.

    Y algunas veces maldices tu torpeza por ser tan lento.

    Magnífica entrada, Enrique y grandísimo currículo de Don Cornelio.

    ¿Es obligatorio pedirle que se muestre?

    Pues lo hago.

    Gracias a todos.

    Cuidaros.

    ResponderEliminar
  7. LA verdad es q sois todos unos autenticos maestros,para mi y para muchos otros blogeros,que timidamente vamos abriendonos paso en esto de escribir sobre el Sevilla.
    Y desde ,luego tengo muchas ganas de conocer en persona a el Gran Cornelio,trankilo,que yo tampooco me meto contigo :).

    Un placer leeros a tod@s!!

    Un abrazo,Enrique!!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.