lunes, 20 de diciembre de 2010

Las cloacas de la rivalidad


Aquí están las pruebas, no hace falta comentar demasiado.

Bocazas verdes de todos los tiempos han acusado de lo mismo a algunos de nuestros mandamases, sin evidencia ninguna (como es su estilo).

Nosotros, para colmo, desde este blog, hemos demostrado documentalmente lo contrario.


Pudimos hacerlo, y no quisimos. Nos ofrecieron el sucio negocio y lo rechazamos.

Sin embargo, ellos, ese club simpático (?), de los débiles (?), que tiene tan buena prensa, permanentemente sometido y agraviado por su vecino (?), resulta que, por mediación de quien les representaba (y entonces TODOS idolatraban y le reían las gracias bajo la condescendiente expresión "estado puro"), pretendía aniquilarlo para siempre, con artes de corte mafioso al más puro estilo Corleone ("le haré una oferta que no podrá rechazar ...").

Vergüenza de esta ciudad.

Que tire la primera piedra el que esté libre de pecado.

Si hasta le pusieron su nombre al estadio, y lo celebraron por todo lo alto.

Y no, no me valen los falsos comparativos con alguien de enfrente, táctica de maquillaje también habitual.

No es lo mismo que un directivo incumpla la ley en su vida personal o profesional (lo cual está por ver) a que una entidad, por medio de su máximo representante, pretenda destrozar el sentimiento de cientos de miles de aficionados, y al club que representa la ciudad, con más de cien años de antigüedad e innumerables méritos deportivos acumulados.

Ellos, TODOS, le dieron la silla al monstruo, lo engordaron, lo adularon, suplicaron por él y su dinero, y si pecaron de avaricia y envidia, ahora no pueden pretender separarse de aquella "gestión", como si fuese ajena, de otro, de un desconocido, de un dirigente espurio que no actuaba conforme a sus voluntades.

Era quien les representaba.

Era quien los directivos, socios y notables, colocaron al frente.

Era el que la afición amaba.

Era el Club.

Como en otras ocasiones, las posibles turbulencias protagonizadas en el marco de la rivalidad local por el club de Nervión se quedan en simples anécdotas infantiles comparadas con los ataques recibidos desde el victimismo y la acomplejada inferioridad que marcan la existencia verdiblanca desde el origen de los tiempos (1909, más o menos).

Que os aproveche.

Por cierto, ¿cómo andáis de conciencia?

5 comentarios:

  1. Muy buena, don Enrique.

    Es curioso que nos ofrezcan en bandeja de plata la cabeza de Lopera tres días después de tener un nuevo albacea de los bienes de donManué.

    El otrora busto de bronce es hoy una cabeza pinchada en una lanza al borde del camino, al más puro estilo bético (romano, habitante de la Bética).

    Me creo lo de donManué y su intento de aniquilicación, pero que lo descuarticen ellos, nosotros, a lo nuestro.

    ResponderEliminar
  2. Que malo era...Que cancer para el beticismo dicen todos!
    Todos...TODOS, hasta el último de ellos hubiera celebrado aquella maquiavélica maniobra y hubiera adorado a mesias con más fuerza que nunca. TODOS.

    Pero hoy...
    ¡Que malo era!

    ResponderEliminar
  3. Feliz Navidad

    http://arteysalero.wordpress.com/2010/12/24/este-mensaje-es-para-ti/

    ResponderEliminar
  4. Desde "Blanco y rojo es mi color" desearos a "Ayer y hoy sevillista" y a todos sus lectores, una FELIZ NAVIDAD con Amor, paz, felicidad y Salud.

    FELICES FIESTA.

    ResponderEliminar
  5. En el pecado llevan su penitencia.... DEBERÍAS PONER LA POSIBILIDAD DE LLEVAR LAS ENTRADAS AL FACEBOOK

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.