lunes, 17 de mayo de 2010

Rutinas en sevillista



Acción: Siglo XXI. Sevilla. Una primavera cualquiera de un año cualquiera. Pensamientos que van y vienen.

… a ver, a ver.

… cámara de fotos, tarjeta de memoria vacía, móvil, baterías cargadas …

gayumbos y calcetines limpios, neceser mini, pijama …

… mi polo rojo sevillista, bandera centenaria, bufanda (lo del sombrero no me va) …

… el billete de avión y la entrada.

Creo que lo tengo todo.

Ah, el navegador, por si acaso, que Barcelona es grande.

Ya he quedado con mi hermano, bien tempranito, vamos en su coche hasta el aeropuerto…

… que no se me olvide el pdf del Club sobre la final, con todos los consejos e instrucciones para pasar el día …

DNI, algo de dinerito suelto, tarjetas de crédito …

Qué ganas tengo de pisar la fan zone, ver a mis primos, a los “monge”, a mi tío, a los guardianes de la memoria desplazados, a los amigos …

Abrazos, cánticos, la arenga del Presidente …

Otra vez …

La noche antes, la foto premonitoria, en casa, con mi mujer y mi niña, abrazando nuestra bandera …

Tengo que encargar todos los periódicos en el kiosko de Mati …

Y la noche de la final, hay que cenar los “filetes de la suerte”, pollo empanado con patatas fritas, entre gol y gol de nuestro Sevilla.

Otro año igual … pero no es lo mismo.

Otra vez protagonistas …

Otra vez ¿campeones?...

Ojalá.

No. No es un sueño.

Una primavera cualquiera de un año cualquiera.

Nos vemos en Barcelona.

6 comentarios:

  1. Joder, que nos vamos ya y yo con estos pelos.

    Buena relación de cosas, yo las dejo siempre para última hora.

    Allí nos veremos Enrique. Buenas suerte y a por la Copa.

    ResponderEliminar
  2. Como me dice mi compañera: ¿otra vez?, ¿es que no os cansais?

    Y yo le respondo: Que va hija, de esto nunca se cansa uno.

    Alli nos veremos Enrique. A la primera invito yo.

    ResponderEliminar
  3. Pura rutina, cosas del ser humano del que dicen que es un ser de costumbres. Como el que acostumbra a ir al Rocío, o a la Feria o a ver la cofradias.
    ¡Qué bendita y maravillosa costumbre! ¿verdad?
    Mi hija que se acostumbró desde chiquetita a aquello de ganar finales y de traer copas a Sevilla, desde hace tres años cada vez que me voy a ver al Sevilla siempre me dice lo mismo:
    -Papá , ¿si hoy ganamos nos dan una copa?
    -Sí hija, esta vez sí...
    Sólo tiene nueve años.
    Cosas de la costumbre y la rutina de los campeones.
    Un abrazo y nos vemos en Barcelona.

    ResponderEliminar
  4. Saludos.

    Ni mijita. NI MIJITA.

    Es un apetito voraz, infinito, siempre insatisfecho... un pozo sin fondo.

    Yo quiero ganarlo todo, que MI SEvilla lo gane todo, siempre.

    No me canso de ganar y todos los triunfos me parecen pocos.

    Yo no voy, pero me representáis como nunca porque nunca he tenido embajadores de vuestro calibre.

    ¡Traedme la Copa, por favor!

    Decía aquel que tan mal me cae... ¡y ganar, y ganar, y ganar... por lo civil o por lo criminal! En el minuto noventa y tres, de penalty o con la mano.

    Ganar.

    Cuidaros.

    ResponderEliminar
  5. Como decía el otro, te expreso, de todo corazón:

    "Mi más cochina envidia"


    ¡VAMOS MI SEVILLA, VAMOS CAMPEÓN!

    ResponderEliminar
  6. A los que vais, buen viaje y a pasarlo lo mejor posible disfrutando de esas horas de puro sevillismo. A los que os quedais, ya habrá otra ocasión, no lo dudéis.
    Y a todos, un fuerte abrazo en sevillista. Nos vemos en la celebración porque la Copa vendrá a Sevilla. Alguien lo duda ???

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.