lunes, 7 de junio de 2010

Los "cazapatrañas"



Pido perdón por anticipado a los protagonistas principales de este post por el guiño facilón a la película ochentera de Ivan Reitman conocida por (casi) todos, en la que unos extravagantes parapsicólogos se ganan la vida capturando fantasmas con unos métodos de trabajo ciertamente poco ortodoxos.

Los “cazapatrañas” a los que yo me refiero, ni son extravagantes (salvo que en el concepto se engloben los “locos del fútbol”) ni utilizan procedimientos al margen de lo académico. Más bien al contrario, no alzan la voz hasta que los asuntos en los que trabajan están convenientemente maduros, aptos para el consumo público sin ningún tipo de fisuras.

El símil del encabezado hace relación al objeto sobre el que recae su misión, los fantasmas (y sus patrañas), que como todo el mundo sabe, no existen, son pura fantasía, producto de la imaginación de seres humanos especialmente sensibles y predispuestos a la seducción de lo sobrenatural, legendario o etéreo. Unos seres temerosos, dueños de un “sexto sentido” que constantemente reprochan a quienes viven en la realidad mundana –¡qué ordinariez, por Dios!- que no están locos, que de verdad, de verdad, los fantasmas existen, están con nosotros.

En nuestra película, los fantasmas son malos, asustan, mienten. Curiosamente comparten el mismo color que el más fiero fantasma de Reitman. Verde.

Los “cazapatrañas” son los buenos.

El término “fantasma” tiene interesantes acepciones en el Diccionario RAE, por ejemplo:

“1. m. Imagen de un objeto que queda impresa en la fantasía.

2. m. Visión quimérica como la que se da en los sueños o en las figuraciones de la imaginación.

4. m. Espantajo o persona disfrazada que sale por la noche para asustar a la gente. Era u. t. c. f.

7. m. Aquello que es inexistente o falso. U. en apos. Una venta fantasma. Un éxito fantasma.”

Nuestros particulares “cazapatrañas”, conozco a unos cuantos, han cazado ya varias piezas de auténtico postín, y siguen erre que erre a lo suyo.

Literalmente han desintegrando, con el sofisticado armamento de las pruebas documentales, algunos de los más graves infundios sobre los que se ha venido construyendo la historia del fútbol sevillano, desde las fechas fundacionales de los primeros clubes, a los hitos generadores de los mismos, pasando por el impacto de la guerra civil en su devenir posterior, el perfil social de sus aficionados o el trato dispensado por las autoridades públicas a cada entidad, ayuditas, favorcitos y demás mangoneos al uso.

Están alojados nuestros “cazapatrañas” en la red de redes, aquí tenéis algunos de los laboratorios desde los que investigan nuevos antídotos con los que fulminar a sus presas:






Algunos fantasmas, y sus correspondientes patrañas, ya habían quedado desmontadas por ese pérfido invento que son las estadísticas, los números, los resultados, que malamente conjugan con valores intangibles tan del gusto de los fantasmas, como el espiritismo, la filosofía, el placer de la derrota y demás pamplinas propias de segundones y acomplejados. Ay la tercera dimensión. Claro que siempre puede llegar un experto –¡camarerooo, una de “carrillada”!- para retorcer las cifras a su gusto. Doblada y sin vaselina (con perdón), que no se dan ni cuenta. En fin, cosas de fantasmas.

También existe la vía tozuda, la del que insiste sin desmayo en dar (pretender) sustillos –¡que viene el looobo, que viene el looobo!- en forma de enciclopedias de no sé cuantos tomos nunca publicados sobre centenarios fantasmas, partidas de nacimiento nunca vistas y fantasías delirantes que, algo de masoquismo debe haber en el caso, producen el más profundo estremecimiento entre sus lectores. De risa, por supuesto. Estos seres extraños que habitan castillos y castillejos vomitan veneno verde a cañonazos, como la niña del exorcista, y encima quieren ser reconocidos como los nuevos Tucídides de nuestro siglo. Más les vale apuntarse a un casting para el remake de la familia Monster o, como son inmortales, esperarse al próximo centenario, a ver si para entonces, cuela la idea.

Finalmente, otras –patrañas, claro- cuesta más trabajo destruirlas, porque los fantasmas que las difunden se alimentan de una bien ganada fama en otros menesteres, de forma que nadie (casi nadie, que nuestros “cazapatrañas” sí que sí) se atreve a toserles. Son fantasmas de aparente autoridad, que han escrito muchos libros, pero cuando se trata de vender historietas para adeptos sensibles, son los primeros en perder los papeles. Lo digo de verdad, los papeles nunca aparecen, se les olvidó mirar en los periódicos y contrastar los datos. O lo que es peor, prefirieron ocultar lo descubierto, mejor que no se sepa, que se nos acaba el chollo. Total, un pequeño detalle sin importancia, si no fuera porque las hemerotecas digitales han venido a democratizar el mundo de la investigación retrospectiva (prefiero llamarla así, la historia, para los historiadores), y el acceso a la información periodística de época ya no es el coto privado de unos cuantos, que jugaban con la seguridad de que nadie (casi nadie, que nuestros “cazapatrañas” sí que sí), podía comprobar sus afirmaciones. Tocomocho literario, que se llama el asunto.

Bueno, bueno, esperemos tranquilos y confiados. Ya no nos asustarán más por las noches con aquello de ¡que viene el coooco! Los fantasmas verdes tienen las horas contadas, se lo aseguro.

3 comentarios:

  1. Saludos.

    Y por si algún despistado aún no se ha dado cuenta y de entre los dos o tres MAS GRANDES blogs, lean a:

    AYER Y HOY SEVILLISTA.

    Saboreen la sapiencia, el conocimiento, el buen gusto y el nivelazo.

    Un maestro que caza patrañas con el mejor de los estilos posibles.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  2. Eso digo yo Sr. Ariza, ¿el segundo de la foto no es el autor de Ayerhoysevillista.blogspot.com? Juraría que si.
    El de la izquierda debe ser el de Voladizo, el otro el palanganero y el de la derecha...¡hay que ver como se ha puesto usted de tomar el sol en la playa!.

    Gracias por la parte que me toca Enrique, que en realidad es ínfima. Es lo que tiene caminar sobre hombros de gigantes, PARECE, pero no ES.

    Habrá que buscarse un logo, con un plato de "Carrillada" tachado o una foto del "Lucero de Europa" tambien tachado, ya veremos.

    De cualquier manera no me negarás que "Guardianes de la Memoria" suena más bonito.

    Un saludo. Nos vemos el miércoles.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los piropos aunque esto es un trabajo de equipo. Ahí está la verdadera fortaleza de los guardianes. Como dice nuestro Presidente sobre el Sevilla FC, el proyecto es indestructible.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.