jueves, 16 de julio de 2009

Catenaccio veraniego


Literalmente, "catenaccio" significa cerrojo, y como muchos sabéis, es un término acuñado periodísticamente para definir la táctica ultra-defensiva del entrenador italiano Nereo Rocco, (a quien podéis ver con chaqueta clara en la foto saludando a nuestro antiguo entrenador Helenio Herrera), culpable de los primeros éxitos europeos del AC Milan en la pasada década de los sesenta.

Hoy, después de varios meses de iniciar esta aventura, ha llegado el momento de descansar, de hacer una parada y poner el cerrojo estival, mi particular "catenaccio", en este modesto sitio virtual. Será, si Dios quiere, un simple paréntesis, para recuperar fuerzas y algo de inspiración, últimamente muy débil, no sé si por abandono de las musas, o por el apretón final que el trabajo siempre tiene reservado a los de mi profesión para estas fechas pre-vacacionales.

Antes de despedirme en este "hasta luego", quiero agradeceros a todos los que pasáis por aquí, con mayor o menor asiduidad, que hayáis dedicado algo de vuestro tiempo a mirar o leer sus contenidos, especialmente a aquellos que, con vuestros comentarios y vuestras críticas, habéis enriquecido y dado verdadero sentido a este modesto escaparate sevillista de la red que, en cualquier caso, abierto queda para lo que queráis disponer, debatir y/o comentar.

Hago balance mental y compruebo que a las miles de visitas recibidas -casi 20.000, en cinco meses de vida, y sin contar las de los video-reportajes-, debo añadir el lujo de haberme permitido conocer y/o tratar con mayor profundidad a algunas personas verdaderamente entrañables y a las que admiro profundamente, auténticos maestros en la blogosfera sevillista y amigos en lo terrenal: Antonio, Cornelio, Carlos, J.M. Ariza, Papi Magase, Hablador, Talibán, Sevillistas de Renault, Capo, y tantos otros colegas, asistentes o no, al I Encuentro de Blogueros en la PCS La Zurda de Diamantes de Camas (que no se me enfade ninguno si no le he citado expresamente). También a algunas otras personas que por haber seguido un circuito indirecto -y privado- para contactar conmigo no citaré para preservar su confidencialidad.

Para finalizar, puedo deciros que la experiencia ha sido muy gratificante, que la timidez inicial se ha tornado en ilusión permanente, por ello desde aquí animo a quien aún tenga dudas sobre si dar o no el paso de abrir un blog para que se lance a por ello, que se tire de cabeza, que es un proyecto que merece la pena. Felices vacaciones a quienes las podáis disfrutar y, ahora más que nunca, como diría mi querido Algarivo, cuidaros.

martes, 14 de julio de 2009

El inventor de la "zamorana"


Como bien saben los aficionados al fútbol de más solera, la “zamorana”, además de que probablemente sea el nombre de algún baile típico o restaurante de la patria de Doña Urraca, es una jugada futbolística, concretamente un despeje de portero.

Debe su nombre al extraordinario guardameta catalán que la popularizó allá por la década de los años veinte del siglo ídem, el gran Ricardo Zamora, llamado “el Divino”, que defendiera la meta del Español, Barcelona y Real Madrid, siendo primerísima figura del fútbol patrio y mundial de todos los tiempos.

La jugada básicamente consistía en repeler el esférico cuando éste llegaba a la altura del tórax, propulsándolo con el antebrazo hacia adelante en movimiento semejante a un codazo, en lugar de recoger el balón con ambos brazos contra el pecho.

Hoy día nos parece impensable que un portero de primer nivel, salvo quizás el impertérrito René Higuita, se arriesgue a realizar una jugada como ésta, al menos en partido de competición, pero en aquella época un despeje rápido era sin duda un recurso muy práctico ante la temible avalancha de los delanteros contrarios, que para colmo contaban con “permiso” reglamentario para cargar contra el portero rival.

Escupir el cuero antes de recibir la entrada de los forward de turno podía librarte de una buena paliza y una más que segura visita a la Casa de Socorro. Además, no hay que ocultar que la jugada tenía su “mijita” de desdén hacia los atacantes rivales, lo que podía ser muy útil para minar su moral, en aquellos lejanos tiempos donde, no lo olvidemos, el orgullo era un gran valor dentro del concepto romántico y aventurero que tenían del fútbol la mayoría de sus practicantes.

Lo que quizás no saben muchos aficionados es que el inventor de la “zamorana” no fue quien le dio nombre, sino uno de los primeros goal-keeper que han defendido la meta del Sevilla Foot-ball Club, concretamente, el popular Paco Díaz.

Paco Díaz era todo un personaje, portero, delantero, incluso fotógrafo, su nivel futbolístico es difícil de evaluar, pero es innegable que su carisma y también su longevidad le abrieron un hueco para siempre en la historia del Sevilla Fútbol Club.

Fue uno de los primeros jugadores sevillistas que, tras su paso por la entidad decana, militaron en un club extranjero, concretamente, en el equipo francés Lyon F.C.

Como en este blog nos gusta llamar a las cosas por su nombre, queda aquí dicho que la autoría intelectual de “la zamorana”, posiblemente la jugada más famosa dentro del limitado repertorio de un guardameta de fútbol, la inventó uno de los pioneros del Sevilla Fútbol Club. Parafraseando al Presidente Del Nido, y como en tantas otras cosas, uno de los nuestros fue el primero y detrás vinieron muchos atribuyéndose el mérito.

sábado, 11 de julio de 2009

Mágico Maresca


Llega la noticia de tu adiós casi a hurtadillas, soliviantando una tranquila sobremesa estival, más proclive a la modorra que a un pellizco como éste en plena diana del alma.

Porque así ha sido, mi admirado Enzo, lo que he sentido al saberte lejos.

Un golpe seco, limpio, a quemarropa, junto al rincón donde escondo mis recuerdos más preciados.

Quiero que sepas que no por esperada y sabida, es menor el vacío que me deja tu marcha.

Te contaré un pequeño secreto, ahora que te marchas.

Las palabras que encabezan este post llevan latiendo en mi cabeza desde hace cuatro años, desde el mismo instante en que se conoció públicamente que serías sevillista.

Hazte cargo, Enzo.

Estaban todos los nuestros, yo el primero, aún aturdidos tras las ominosas afrentas sufridas en la primavera del 2005, aquellos lejanos días -para algunos más que para otros- en que el rumbo de nuestro Sevilla, enfilando ya su primer Centenario, parecía perdido para siempre.

Muy, pero que muy lejos, quedaba entonces el camino de la esperanza. La luz al final del túnel asomaba más tenue que nunca.

Pero asomaba.

Y deseando saber cosas de ti, quién eras, cómo jugabas, ya sabes, hice lo que todo el mundo hace ahora, introduje en google tu nombre.

Surgió entonces aquella doble "m" de arriba que tan bien suena: "Mágico Maresca".

La cosa pintaba bien.

Se trataba del titular periodístico de la crónica de un partido de Champions League publicada en uefa.com el 10 de diciembre de 2003.


Paradojas de la vida, el Olympiakos griego como rival, precisamente tu próximo destino. No me cabe duda que en los dirigentes y técnicos helenos que habrán recomendado tu fichaje pesa aún el recuerdo de aquella fría noche en que bordaste el fútbol como sólo tú sabes hacerlo en el siempre desolado Delle Alpi.


Aquello fue como un pálpito, imposible de interpretar.

Meses después, con ese irrepetible 25 a la espalda, sobrevolabas por entre las rojas guadañas inglesas para fusilar por dos veces un enjuto pasado contra las negras redes de Eindhoven.


Gracias Enzo, mil gracias siempre.

Por tus goles, por tu genio, por tu oficio y tu clase, por tu gallardía de bien.

Hasta pronto, maestro. Que te vaya bien.

jueves, 9 de julio de 2009

Literalia sevillista

Una de las invenciones más fabulosas con que las criaturitas bendecidas en la fe verdiblanca pretenden darse importancia -y de paso intentar socavar los cimientos emocionales del sevillismo- es la supuesta vis poética de su equipo, caso único en la historia de la literatura universal, referente cultural de primera magnitud cuyo verdadero lugar debemos situar en ese altar mitológico que ocupan grandes héroes intemporales de las letras como Ulises, Hamlet, Alonso Quijano o Aureliano Buendía.

Desde luego, hay que reconocerlo, no les falta imaginación. Ni descaro. Y para ensalzar su teoría de la excelsitud literaria verderil, recurren al aliño más efectivo, unas alegres alusiones al beticismo de cuatro o cinco apellidos ilustres -desde su punto de vista, claro- del mundo de la cultura, convenientemente propalados por su altavoz favorito, el maestro burgalés de la hueca palabrería. Ya me entienden.

En fin, sabemos que el alma del pobre –deportivamente hablando, que no están los tiempos para bromas- se alimenta a base de espíritu, que “la jambre –deportiva, por supuesto- es una jartá de mala”, así que si ellos son felices con estas cosas, no vayamos nosotros a romperles el hechizo.

A lo que iba. Como nosotros, me refiero a los sevillistas, no tenemos a nadie (creo) que presuma públicamente de las obras, artículos y piezas literarias que han cantado y glosado la vida y milagros del Sevilla Fútbol Club, he pensado dejaros aquí una pequeña lista de autores de los que recuerdo haber leído auténticas maravillas, algunas de las cuales conservo.

Dentro de su heterogeneidad, y sin pretender compararlos ni equipararlos a todos, sí os anticipo que me parecen, sin excepción, plumas sabias, respetables, sinceras y comprometidas, de impecable estilo y profunda inspiración. Un ejército que tiene de todo, infantería, zapadores, incluso un cuerpo de élite insobornable.

Ante nosotros desfilan los Luca de Tena, Arturo Otero, Elido, Martín Ferrand, F. Narbona, Juan Tribuna, José Antonio Blázquez, José María Aguilar, J. Félix Machuca, Labandón, incluso Jesús Alvarado (a mí me gusta), o el pregonero de nuestro primer centenario, Antonio García-Barbeito.

También les siguen algunos otros blogueros y columnistas que conozco, aficionados que escriben con la doble "c" del corazón y la calidad.

En definitiva, un auténtico equipazo que ya lo quisiera Manolo Jiménez para hacer las delicias de la afición.

miércoles, 8 de julio de 2009

No se pierdan esto

Les recomiendo fervientemente que lean el artículo El ex-concejal franquista elaborado por el gran A. Ramírez, y colgado en su Voladizo de Gol Sur.

Ya va siendo hora de desenmascarar a quienes reprochan al sevillismo, sin pruebas, haber hecho lo que ellos sí que han hecho, y hoy acreditamos.

Que se bajen del limbo de la mentira, en el que llevan toda la vida, que no nos chupamos el dedo.

Ya lo dice el refrán, cree el ****** que todos son de su misma condición.

Enhorabuena Antonio, por descubrirlo y tener los arrestos y la templanza necesarias para presentarlos.

lunes, 6 de julio de 2009

De cómo invertir en defensa para jugar al ataque


Os pongo el enlace con mi último post para Columnas Blancas, que podéis leer haciendo click aquí.

Asimismo os invito a dejar vuestros comentarios.

sábado, 4 de julio de 2009

Sucedió en Al-Kama


Este sábado, en la ancestral Al-Kama, unos cuantos privilegiados hemos tenido el honor de asistir a la puesta en marcha de una nueva iniciativa pionera del sevillismo de base.

De ese sevillismo vivo que pulula por la red y es capaz de llegar a los más recónditos espacios del planeta con su tela de araña rojiblanca.

Hoy, 4 de julio de 2009, se ha celebrado el I Encuentro de Blogueros Sevillistas en la Peña Cultural Sevillista La Zurda de Diamantes, encuentro que promete no ser el último, sino el primero de muchos.

Lo hemos celebrado en un modesto y recogido local, prendado de sentimiento y pureza, que me ha recordado aquellos versos del Capitán: "pequeña rosa, rosa pequeña, a veces, diminuta y desnuda, parece que en una mano mía cabes".

Y es que tú, querida peña zocata de Camas, nuestra ya para siempre, como la amante del gran poeta, también en este día, tu día, "te has desatado".

De lo pequeño y mundano ha surgido una flor, una rosa, un tesoro.

Una idea excelsa, la aspiración por la unidad y la perseverancia.

Por ese seguir sembrando sevillismo, con paciencia, con mimo, robándole tiempo al tiempo, a nuestra familia y a nuestros amigos, a veces a nuestro trabajo, con nocturnidad y alevosía, para llevarlo a cualquier confín del globo.

Agradezco a los osados organizadores tan singularísima ocurrencia y su esmerada preparación, en la que no ha faltado un detalle, haciendo que los asistentes nos sintiéramos como en nuestra propia casa.


Y también doy las gracias a todos los hermanos sevillistas (Papi, te tomo prestada la expresión), ponentes incluidos, que han acudido, ilusionados, emocionados, por conocer a sus iguales y compartir de primera mano experiencias y anhelos.



Hoy, queridos amigos, queridos hermanos, con nuestras risas, con nuestros abrazos, con nuestros cánticos y nuestros sueños, hemos construido un nuevo peldaño más de ese inmenso edificio, casi ya rascacielos imbatible, del sevillismo militante.

Enhorabuena a todos.

jueves, 2 de julio de 2009

Los peligros del barraganismo


A falta de noticias rutilantes sobre nuestro Sevilla –o quizás de capacidad para encontrarlas allá donde se cuecen- anda el periodismo deportivo sevillano, salvo honrosas excepciones, mareando la perdiz de los fichajes y traspasos con un muy mucho de mala leche y un muy poco de rigor profesional.

A algunos de nuestros periodistas les ha faltado un segundo para tratar de aguarnos a los sevillistas la fiesta de nuestra quinta copa de España de juveniles, segunda consecutiva, anunciando la presencia en Nerja el pasado sábado de ojeadores de equipos extranjeros como el Liverpool o el Arsenal (curiosamente, citan a los que tienen antecedentes de haber pescado por la carretera de Utrera en alguna ocasión), prestos y dispuestos a llevarse sobre la marcha a la crème de la crème de la cantera sevillista.


Me consta que desde el Sevilla Fútbol Club se trabaja con verdadero denuedo en la difícil tarea de bajarle los humos y mantener los pies sobre la tierra, no ya a los propios jugadores de nuestros escalafones inferiores, sino sobre todo a sus familiares y representantes, el famoso entorno, haciéndoles ver que la mejor opción para el desarrollo personal y profesional de los chavales, para un crecimiento sólido y sostenido, se encuentra en el club decano, y no en ambientes tan inhóspitos como pudieran ser Inglaterra, Madrid o Barcelona.

Al hilo de lo publicado sobre promesas blancas como el gaditano Luis Alberto, elegido para ilustrar la noticia, no por casualidad, sino por contar con tan sólo dieciséis años, no puedo dejar de acordarme del daño que unos posiblemente bienintencionados padres y unos no tan bienintencionados representantes, han causado a futbolistas como Marcos Márquez, Corrales o Antonio Barragán, por poner algunos ejemplos, que quién sabe lo que podría haber sido de sus carreras, y dónde podrían estar ahora, de haber continuado con su progresión futbolística en las filas del club de Nervión.

Está más que comprobado que el Sevilla Fútbol Club es la mejor escuela futbolística del país para la formación integral de los canteranos, por cómo se les trata, por cómo se les mima, por el sitio que se les da, por las oportunidades que de verdad se les brindan, por los medios y condiciones que se les ofrecen, por los resultados que se obtienen y, en definitiva, por ser todo ello parte principal e imprescindible de la filosofía del club desde su misma fundación, hasta el punto de quedar reflejado como objeto social de la entidad en sus primeros estatutos.

Por todo ello, hago desde aquí un humilde llamamiento a los padres y familiares –a los representantes los doy por perdidos- de los jugadores que integran la cantera sevillista para que mediten, para que se piensen muy mucho el riesgo que corren si pretenden sacar a sus hijos de la disciplina de nuestro club al socaire de cantos de sirena procedentes de otros lares donde priman la billetera y el cheque sobre cualquier otra cosa. Está en juego, nada más y nada menos, que el futuro de sus hijos, la posibilidad de triunfar en el fútbol y en la vida. Una simple comprobación estadística permite aseverar que en el Sevilla Fútbol Club es más probable que en ningún otro sitio el éxito personal y colectivo para un jugador canterano. No tiréis por la borda todo lo que les espera dentro de la casa sevillista, que están en las mejores manos posibles.

Es de buen nacido ser agradecido, y quienes no lo fueron, ya sabéis cómo han acabado. Que no les pase lo mismo a los vuestros.

Nota Final.- No estaría mal tampoco que familiares y representantes de Diego Capel y, por supuesto, el propio jugador reflexionasen al hilo de lo que se expone en este post. Si no se le pone remedio al asunto, mucho me temo que viviremos un nuevo caso de barraganismo.

miércoles, 1 de julio de 2009

El equipo de los ricos

Os pongo el enlace con mi último post para Columnas Blancas, que podéis leer haciendo click aquí.

Asimismo os invito a dejar vuestros comentarios.

El tapiz


Seguro que al ver mi foto ya me hayáis conocido.

Soy, siempre lo seré, Tapiz de la Fábrica de Sueños, Alfombra Mágica.

Llegué a Sevilla casi recién nacido, y tuve la suerte de caer en Nervión. Allí me he criado y he vivido los días más espléndidos de mi juventud.

Dejo paso orgulloso a otras briznas más jóvenes, que hagan su trabajo con mayor eficiencia, ya que la edad pasa para todos, para el césped también, es ley de vida.

Ahora les toca a otros.

Me abonaron con sueños... y florecieron, aunque también he sido regado con lágrimas.

Os contaría muchas cosas, tantas como briznas hermanas formamos esa gran familia de la alfombra sevillista, pero seguro que las tenéis en vuestra memoria, así que poned sobre mí las que queráis... y sigamos soñando.

Ahora cientos de pedazos como yo nos hemos repartido, pueblo a pueblo, por todo el orbe sevillista.

Os contaré un par de mis andanzas.

Este fin de semana, Alicia y Antonio, polos opuestos de las edades sevillistas, me han resembrado cerca de mi antigua casa, en un lugar privilegiado, donde no sufra en exceso ni calores ni heladas.



Mi pequeña amiga, a sus casi seis años, es una forofa absoluta de la jardinería y ha prestado su material de trabajo para la ocasión. Antonio, criado en el campo, es un experto cultivador de plantas y de sevillismo. Es una combinación que funciona, garantía de éxito.


Otro trocito de mí -si me hubieran dejado escoger un sitio para mi retiro, a lo mejor no se me hubiera ocurrido otro mejor-, se ha ido a Cantabria, a una casa habitada por sevillistas, bueno algún racinguista también hay, que me miman y me ofrecen el ambiente ideal para un césped retirado del deporte profesional.


Ya soy un Sevillista por el mundo más.

A partir de ahora me pisotearán mis dos pequeños nuevos amigos. David nació poco tiempo antes de que Antonio levantara su zurda de mis briznas para dejar la pelota en la portería de los alemanes, recuerdo que aquello os dio una enorme alegría. Manuel todavía no sabe andar, pero seguro que me dará más de un pisotón.


Un amigo mío, que he conocido este año y se sienta en la baranda del foso, ha quedado encantado con mi nueva vivienda, tanto es así que insiste en que este verano tiene que ir a Cantabria; ante la persistencia de sus demandas y titubeos paternos, sentenció: “Es que yo quiero jugar con los primos en el césped del campo del Sevilla.” Son las cosas de Miguel.

En la puerta de mi nuevo hogar cántabro, hay una loseta de cerámica, por lo visto es el nombre de mi nueva casa, se llama Triana.

Cornelio SFC
Se ha producido un error en este gadget.